Nadie ve nada

Por: Gustavo Alvarez Gardeazábal

Hace unos días dijimos aquí que el tal Censo tenía defectos estructurales. Nos pareció raro que no se conocieran los contratistas y hasta hablamos de los líos técnicos de encriptación de contraseñas y de datos que tiene. Pero en la medida que pasan los días se van encontrando más y más contratos y documentos que muestran el grosero carrusel que se ha montado alrededor de los 220 mil millones que dicen que valdrá el tal Censo. Hay contratos,subcontratos,uniones temporales y multiplicación de costos sobre los cuales nadie dice haber visto nada.

El Dane arrancó el tal Censo en los primeros días de enero porque dizque ya todo lo tenia listo. Falso. El 2 de febrero el Fonade, a quien el Dane contrató para que hicieran el censo, estaba comprando las terminales de sistemas y los muebles plásticos, y las escarapelas de identificación de los censadores, entre otras cosas, en licitaciones privadas resueltas en 24 horas.

Pero no solo el Dane se colinchó con Fonade para que le hiciera el tal Censo. Ellos dos, Dane y Fonade, montaron una dizque “unión temporal” con la Imprenta Nacional y 4-72 para implementar otras partes del embeleco. Y, obviamente cada uno por su parte hace más contratos y subcontratos.

Para fabricar toda esta maraña de cajones sin fondo debe haber existido una mente perversa, que suponemos no haya sido el presidente Santos. Pero como los carruseles de esta magnitud se montan para dar resultados, el primero que va a vomitar semejante esperpento es el aborto del tal Censo. Así no aclaren nada ni el monaguillo de Gaviria que funge de Procurador ni el Contralor Maya o el propio Santos, ahí queda evidenciado el Carrusel del Censo. Que otros lo sigan mirando y diciendo que no vieron nada.

@eljodario

[email protected]

PUBLICADO EN ADN

Compartir:

Comments are closed.