Entre filas, demoras y trancones avanza Plan Éxodo en el país

Desde muy tempranas horas, cientos de personas en el Terminal de Transportes de Bogotá esperan que alguna empresa les dé luz verde para poder desplazarse a diferentes ciudades de Colombia, situación que han tenido que padecer principalmente familias cuyo objetivo es llegar a ciudades como Barranquilla, Montería, Pasto, Cali y algunos municipios de la región andina, donde la demanda de tiquetes cada vez es mayor y la oferta no se presenta por parte de ninguna compañía.

 

Prácticamente desde la madrugada hemos estado esperando conseguir un pasaje para poder viajar a Montería. Somos aproximadamente 40 personas buscando un cupo, pero la situación está muy complicada; en las taquillas nos dicen que hasta el primero de enero posiblemente se abran cupos. Es una situación que nos pone en dificultad porque debemos llegar mañana mismo”, indicó una de las mujeres que junto a sus hijos no pierde el optimismo para poder pasar las festividades de año nuevo en su tierra natal.

 

Por su parte, la situación en la Autopista Sur no es contraria: Los andenes se fueron poblando en la medida en que pasaba el díacon personas que, con maleta al hombro, niños e incluso mascotas, buscaban un espacio en alguna de las flotas que cruzaban por la vía que en la entrada del municipio de Soacha se congestionaba con centenares de vehículos y convertía en caos de ruido intermitentes los pequeños tintes de tranquilidad de quienes no pretendían salir de la ciudad.

 

Aquí en Soacha la situación está peor que en los terminales.Estoy con mi esposa y la niña; fuimos a Salitre, al del sur, y ha sido imposible por todo lado. Vamos hasta Ibagué, pero cómo va la cosa nos va a tocar quedarnos”, señaló uno de los tantos viajeros esperanzados en salir de la ciudad.

 

Aunque la Policía Nacional dispuso varios puntos de control sobre la Autopista Sur para prevenir el transporte ilegal, tratar de agilizar el tránsito y abrir espacio para los vehículos, el afán de las personas y la oportunidad de hacer su “agosto” para los piratas, primaron ante las buenas intenciones de las autoridades. Colectivos y carros particulares empezaron a tomarse algunas intersecciones en las que pocos, pero “afortunados” viajeros lograron conseguir una chance de movilizarse.

 

Pues el pasaje hasta Melgar está como en 25.000 pesos, pero en vista de la situación vamos a pagar 35.000 que nos están pidiendo para poder llegar allá”, aseguró uno de los tantos afanados por conseguir un cupo rumbo ese municipio del Tolima.

 

Entre tanto, la situación en el Aeropuerto El Dorado tuvo sus contrastes y aunque no en la dimensión de quienes se transportan por carretera, sí se presentaron algunas dificultades principalmente en el costo de los pasajes y las amonestaciones por la impuntualidad en los vuelos.

 

“Busqué mil opciones para no pagar la multa de la aerolínea porque llegué tarde a la hora de partir, pero fue imposible. Al final compré un nuevo tiquete”, es la respuesta de una de las personas afectadas y quien además aceptó su impuntualidad. En horas de la tarde se presentaron algunas demoras por las fuertes lluvias y el estado del clima en cercanías de El Dorado, sin embargo, el servicio se reestableció momentos después.

 

Entre tanto, desde la terminal aérea de Bogotá se espera que al final del puente festivo sean más de 700.000 personas las que se hayan movilizado.

Compartir:

Comments are closed.