Listas al Congreso, entre especulaciones y cortinas de humo

Por: Ricardo Galán.–

El lunes vence el plazo para que los partidos políticos inscriban en la Registraduria Nacional sus listas de aspirantes a Senado y Cámara de Representantes para las elecciones generales de 2018 en Colombia. Aunque aún ajustan sus listas ya se conocen algunos detalles.

Por ejemplo, que María José Pizarro, la hija del legendario Carlos Pizarro terminó de cabeza de lista del Movimiento por la Decencia, de Clara López Obregón y Gustavo Petro a la Cámara por Bogotá. Que, sorpresivamente, Miguel Gómez Martínez regresó al Partido Conservador y será la cabeza de lista de ese partido al Senado.

Que el Centro Democrático irá con una lista abierta al Senado liderada por el expresidente, Álvaro Uribe Vélez aunque durante el fin de semana algunos de sus allegados trataban de convencerlo de cerrar la lista para evitar un desastre.

Que Ana Paola Agudelo, actual representante de los colombianos en el exterior, será la cabeza de lista al Senado por el Partido Mira. En el segundo renglón irá Carlos Eduardo Guevara actual representante a la Cámara. A esta lista la llaman la lista cremallera porque intercala a un hombre y una mujer.

Que Cambio Radical inscribirá su lista casi en la clandestinidad por orden de su jefe Germán Vargas Lleras quien se inscribirá el lunes como candidato independiente apoyado en más de 5 millones de firmas. No es coincidencia. Vargas trata de ponerle una cortina de humo a sus listas al Congreso vaya uno a saber porque razón. Dicen en Cambio Radical que la orden es pasar de agache y que ni siquiera los miembros de las listas saben quien van arriba o abajo de ellos mismos.

En el Partido de la U, que parecía un negocio quebrado en liquidación, a última hora decidieron que Roy Barreras sea la cabeza de lista al Senado. El hombre había dicho que no volvía, que estaba cansado y que estaba en el dilema de dedicarse a la poesía o al gobierno, pero al final del día donde manda Capitán no manda marinero y a salvar el chuzo lo llamó Santos quien entre otras quiere mandar la señal de que no se dedicará a dar conferencias como Premio Nobel y que seguirá dando lora en la vida política colombiana como buen expresidente.

En el Polo Democrático el asunto está entre Alexander López e Iván Cepeda. Para el caso da lo mismo. Es cuestión de pura vanidad.

En el glorioso Partido Liberal no se sabe quien va a reemplazar a Juan Manuel Galán si es que finalmente se va a revivir el Nuevo Liberalismo, el partido de su papá, para competir en las elecciones para alcaldías y gobernaciones.

Luis Fernando Velasco, que se chamuscó dándoselas de candidato presidencial, sería la cabeza de lista al Senado, pero este fin de semana César Gaviria, el todopoderoso jefe y el derrotado Juan Fernando Cristo buscaban un acuerdo tratando de mantener a Horacio Serpa y Juan Manuel Galán bajo la estela de la bandera roja.

Los verdes, ahora integrados con Sergio Fajardo y Jorge Robledo en la autodenominado Coalición Colombia podrían a Antanas Mockus como cabeza de lista para Senado. En esa misma lista irían Angélica Lozano y probablemente Robledo si decide declinar su aspiración presidencial para regresar al Congreso. Claudia López está pensando más en la Alcaldía de Bogotá como Plan B que en el Senado.

Los indigenas, las negritudes y demás minorías se están mimetizando en todos los partidos. Y los cristianos poniéndole una vela a cada santo.

Y finalmente, la Farc que combinarán las formas de lucha como es su costumbre y además de las curules a dedo que les adjudicará el gobierno como efecto del proceso de paz, buscarán más escaños en las elecciones generales con lista propia y, si la Corte Constitucional le compra al Presidente, Juan Manuel Santos la idea de ponerse a legislar, disfrazándose de víctimas en las famosas 16 suscripciones por La Paz.

Compartir:

Comments are closed.