Modificaciones al horario de la venta de alcohol en Bogotá

El Distrito modificó la hora a partir de la cual tiendas y almacenes de cadena pueden distribuir licores, mientras que se mantienen las restricciones en expendios aledaños a centros educativos universitarios.

Pixabay

A partir de ahora el expendio de bebidas embriagantes en supermercados, almacenes de grandes superficies, licoreras, cigarrerías, canchas de tejo y tiendas en general de barrio se podrá hacer a partir de las siete de la mañana, tres horas antes de lo que ya estaba estimpulado en la ciudad.

Esto debido a una modificación que hizo la Secretaría de Gobierno al decreto que reglamenta la venta de licores en la ciudad. En esta nueva disposición también se determina que los establecimientos que puedan afectar la convivencia y el orden público y que involucran el consumo de bebidas alcohólicas, como clubes nocturnos, discotecas o tabernas, entre otros, podrán funcionar a partir de las 10:00 a.m. hasta las 3:00 a.m. del día siguiente.

En cuanto al horario de expendio, la Secretaría de Gobierno explica que la modificación se hace luego de considerar que no tiene un impacto directo sobre la seguridad y al contrario incentiva y apoya el comercio.

Asimismo se mantiene en firme la medida que impide la comercialización de bebidas embriagantes a 200 metros a la redonda de centros educativos universitarios, entre la 3:00 a.m. a las 3:00 p.m. exceptuando los periodos entre el 16 de junio al 15 de junio, y el 16 de diciembre al 15 de enero, en los que de acuerdo con el decreto queda suspendida la medida.

Finalmente, se ratifica lo establecido por el código de Policía, en el quese prohibe el consumo de bebidas embriagantes en espacio público, zonas comunes de edificios o unidades residenciales, con excepción de los espacios, como salones comunales, que se destinan para estos fines.

De acuerdo con el secretario de Gobierno, Miguel Uribe, con la medida se “establece la posibilidad de tener iniciativas o programas para hacer flexibles los horarios de funcionamiento de este tipo de establecimientos, teniendo en cuenta, por primera vez, el comportamiento de sus usuarios y dueños, generando grados de corresponsabilidad y autorregulación”.

Compartir: