Las Farc en la política

Por Oscar Sevillano

Las Farc han decidido participar en la próxima jornada electoral con candidatos para cámara y senado y también para presidente de la República.  Puede que desde el punto de vista de la mayoría de los colombianos, sea un error de los desmovilizados, sin embargo, no lo es para ellos.

La Revista Semana describió muy bien la situación por la que atraviesa el grupo recién desmovilizado, quien espera mantener la unidad de mando en su base social, y para esto requiere que sus líderes más visibles continúen a la cabeza de su  organización, que ahora es  política, participando en los debates nacionales, incluyendo los que se dan al interior del Congreso de la República, de lo contrario, jamás serán escuchados, ni tenidos en cuenta dentro de lo  que en Colombia llaman “democracia”.

Como era de esperarse, el debate se elevó a sus mayores decibeles, porque son muchos los colombianos que no comparten el hecho de que miembros de las Farc que ya tienen condenas por delitos como secuestros, extorsiones, asesinatos desapariciones, etc., se hagan elegir como representantes o senadores y se les deba pagar salario de congresistas, que hoy se encuentra en 28 millones de pesos. Para ellos es mejor, que personas como Iván Márquez, Timochenko, Santrich, etc., pague condenas así sea mínima y luego si, que se les permita la participación en política.

El problema está en que es necesario poner en sintonía el ordenamiento jurídico de Colombia con los Acuerdos de Paz. Según el artículo 179 de la Constitución –vigente– es claro al señalar que “no podrán ser congresistas quienes hayan sido condenados, en cualquier época por sentencia judicial, a pena privativa de la libertad, excepto por delitos políticos o culposos”, lo que dificulta el paso a la política de personas como Iván Márquez por ejemplo, quien tiene 45 procesos en su contra.

Desafortunadamente la mayoría de notas y artículos de prensa no han ayudado mucho, al contrario, confunden más a un público que busca entender el momento que vive el país por cuenta de lo que ha sucedido alrededor de la implementación de los Acuerdos de Paz y no lo logran, entre otras  porque el periodismo colombiano está entrenado para transmitir noticias, pero no para analizar la situación.

Es por esto que por ejemplo,  no es de extrañarse que el Alto Comisionado para la Paz Rodrigo Rivera le haya llamado la atención al periodista Luis Carlos Vélez en medio de una entrevista a Caracol Radio, porque por las preguntas que este hacía, dio la impresión de no haber leído  los Acuerdos de Paz firmados entre las Farc y el Gobierno Nacional.

Los Acuerdos de Paz para que se implementen en un 100%, requieren de un piso jurídico, porque de lo contrario, el documento firmado en el Teatro Colón no va a servir de nada, porque el Gobierno que reemplace al actual, podrá modificar a su gusto lo que no le parezca.  Lo anterior requiere de un trámite que pasa por las manos de los poderes legislativo y judicial, que pueden estar de acuerdo con el paso de las Farc a la política, pero que haciendo uso de su independencia con el ejecutivo, pueden hacer cambios para ajustarlos a la realidad constitucional del país.

Lo anterior no lo comprenden y tampoco lo entienden las Farc, quienes durante largo años ha  estado por fuera de las reglas, y hasta ahora están en la tarea de conocer el funcionamiento de un  Estado lento y paquidérmico como el nuestro. Es por esto que se dice que con la firma de la paz, se viene dando el descubrimiento de dos mundos, porque no solo los desmovilizados están conociendo el orden de nuestro país, sino que además, el resto de los colombianos estamos comprendiendo la  manera de pensar de los miembros de esta organización.

Colombia vivió una guerra con las Farc por más de 50 años, la transición hacia la paz puede tomar mucho más tiempo.  Está en las manos de todos, el que los Acuerdos no se echen para atrás por cuenta de que no fuimos capaces en primer lugar de darles a entender a los colombianos la realidad de los hechos, y en segundo lugar, si los tres poderes del Estado no se ponen de acuerdo y trabajan en pro de sacarlos adelante.

@sevillanojarami

Compartir: