Recorriendo un nuevo País

Por: Víctor G Ricardo

Bogotá, 29 de noviembre_ RAM_ Tuve la oportunidad de asistir al Congreso Nacional de Infraestructura que organiza el presidente del respectivo gremio, el doctor Juan Martin Caicedo Ferrer. Para comenzar, siento que debo expresar mi más sincera felicitación a los organizadores de este evento, pues además de la importante agenda que presentaron y los asistentes que concurrieron, es indudable que la asistencia al mismo ha sido la más importante que se haya podido observar entre los Congresos que se organizan en el país. Allí, además de encontrarse las autoridades de transporte en todas sus formas, se encontraban presentes empresarios –tanto nacionales como extranjeros– relacionados con el sector, y a su vez sujetos relevantes para el mismo como lo son las entidades bancarias, aseguradoras, proveedores, entre otros. En muchas de las presentaciones, los asistentes pudimos observar y recordar cómo hace ocho años Colombia era uno de los países más retrasados del continente en materia de infraestructura y cómo hoy nos encontramos ante un país en el que ya se encuentran comunicadas las distintas regiones mediante autopistas y carreteras de última generación. El gobierno no ha sabido transmitir a los colombianos lo mucho que hemos avanzado.

Esto empezó cuando el actual Ministro de Transporte fue nombrado como Primer Ministro de este gobierno y reestructuró la estrategia, que había anteriormente, de hacer obras sin haber primero diseñado la estructura de desarrollo de las diferentes áreas de infraestructura nacional –como son las carreteras, los aeropuertos, los puertos marítimos y los ferrocarriles. El diseño de dicha estructura de desarrollo era menester para lograr que, cuando salieran las nuevas licitaciones, se hicieran obras sobre una sólida política de diseño. Al principio recuerdo que muchos pensamos que se estaban parando las obras públicas pero hoy estamos viendo los beneficios de esa política. Lastimosamente, en cuanto respecta a las vías del ferrocarril, quedó rezagado su desarrollo. Por ello, es muy importante que con prontitud el país sea consciente de la importancia que este medio de transporte tiene para el ámbito no sólo turístico sino también industrial y de transporte, ya que disminuiría el costo de los fletes y se lograría mantener en mejor estado las carreteras de nuestro país que se deterioran rápidamente con el paso de tractomulas y vehículos de carga pesada que pocas alternativas tienen para transportar su contenido.

Ahora, tenemos que enfatizar en la carreteras denominadas terciarias para que también los pequeños municipios logren un mayor desarrollo y estás además alimenten las vías principales. Y eso fue lo que anunció el Ministro Cardona. Allí estaríamos logrando la integración de las dos Colombias; la urbana y la rural. He querido hacer estas reflexiones porque no sólo debemos criticar lo malo que sucede en nuestro país, sino también debemos aplaudir y compartir los puntos en los que hemos mejorado. Falta mucho por hacer en materia de infraestructura, pero debemos reconocer que en este tema hoy contamos con una nueva Colombia.

Compartir: