¿Timochencko presidente?

El Ojo del Halkón

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

 

BOGOTA, 25 de noviembre RAM_ Escuchando las alharacas y los planteamientos políticos de los que se oponen al Proceso de Paz o principalmente a la JEP y a lo que no les conviene en los acuerdos de La Habana, uno se pone a pensar dos veces, quien puede tener la razón si los que acordaron firmar el Proceso de Paz o los que se rasgan las vestiduras porque fueron convidados de piedra al gran evento.

Son muchas las verdades y mentiras que se han dicho sobre el famoso tema de la paz y como decía mi abuelo, muchas veces de tanto repetirse una mentira se puede volver verdad o una verdad volverse mentira; al fin el viejo era filósofo y se entendía él mismo, porque aunque no fuera colombiano le cabía el país en su cabeza y era más consciente que cualquiera de nosotros que existía el rio de La Magdalena y no el rio Magdalena como nos lo enseñaron en las escuelas y en el colegio.

Antes de entrar de fondo al tema, les quiero contar algunas experiencias de la semana que termina y comienzo como diría el filósofo de pueblo, por el comienzo y no les voy a contestar como lo hizo mi hija esta semana cuando le pregunté con quien se casaría su prima, cuando me contestó simple y llanamente que con el novio; pues eso es lo que sucede cuando se pregunta quién será el próximo presidente de Colombia y la gente empieza a hacer especulaciones sobre uno y otro candidato, pero perdonen de verdad voy a compartirles mis experiencias, les dije que iba a empezar por el comienzo, pero no, voy a comenzar por el final y ya les explico por qué. Al finalizar la semana hubo el acontecimiento para unos, un momento normal para otros, la celebración de un año de la firma de los acuerdos en el teatro Colón y alrededor de eso se presentaron algunas situaciones así: en las horas de la mañana Darío Arizmendi y su equipo periodístico de 6AM recibieron a Rodrigo Londoño, ex alias Timochencko a quien quisieron desnudar y estoy casi seguro que no lo lograron porque se encontraron con un hombre bastante ágil y estudioso, quien no cayó ante las fauces del león como cualquier débil cordero, bien dijo que se había trasnochando pensando lo que le contestaría a Arizmendi y Arizmendi lo que le preguntaría y aquí se cumplió lo que aprendí de grandes periodistas, que uno debe de conocer el tema sobre el que va a preguntar, pero no tener muchas expectativas de la manera en como se va a desarrollar la entrevista y creo que eso le pasó al periodista de Caracol, a quien se le fue vivo el toro en esta oportunidad.

Hubo momentos humanos, pero personales por parte del ex guerrillero se vio que su parte humana sigue intacta a pesar de los errores cometidos y al periodista se le notó que no ha sanado sus heridas, porque en la forma que increpó sobre el atentado a la casa periodista en la cual trabaja y a los asuntos del Nogal se nota que las heridas siguen abiertas y así como el caso que dice que uno perdona pero no olvida, es lo que le pasa o se sintió con Arizmendi.

La entrevista fue interesante, se trataron temas de interés nacional, pero no faltó que algunos de los periodistas trataran de robar protagonismo fallando en lo que dice que el importante es el entrevistado y no el entrevistador, se cerró el diálogo de manera superficial, hablando de la vestimenta del ex hombre fuerte de las FARC y creyendo que por estar tanto tiempo en las montañas, nunca había conocido y tenido información sobre los avances comerciales, políticos y tecnológicos del país.

El ex guerrillero tranquilo, mostrando seguridad en lo que es su actual campaña política y sin dar importancia a los que anuncian que volverán añicos el Proceso de Paz firmado y es así como sin interesar el daño que quieran hacerle da a entender que si terminan el Proceso de Paz está en condiciones de reiniciarlo nuevamente.

Me hago la pregunta si Rodrigo Londoño, quien prefiere que le digan por su nombre mas entre paréntesis Timo está en condiciones de lograr la Primera Magistratura, él seguro dice que cuentan con los votos suficientes y aquí si se descachó porque habló como un político cualquiera y digo que como un político cualquiera porque sigue prometiendo lo de todos, igual que todos para incumplir igual que todos.

Creo que no cuenta con los votos suficientes, la experiencia necesaria y la maquinaria también montada como para poder derrotar a los experimentados en la política, como Germán Vargas Lleras, Humberto de la Calle Lombana y Álvaro Uribe.

No digo que las FARC ahora en la política no alcanzarán ese gran triunfo, lo que digo es que faltan muchos años para que eso se concrete, que fue lo que ellos esperaron y fue quizá el deseo de poder y de derrocar a los políticos de medio pelo lo que los llevo al gran movimiento revolucionario que se sostuvo por más de sesenta años.

No es fácil uno brincar a la palestra política y lograr los triunfos de la noche a la mañana y el caso de que se le hayan asignado algunas curules sin tener que lucharlas en las urnas no quieren decir que todo lo tengan ganado.

Puede montarse los otros políticos en el caballito de batalla de que el gran tropiezo para lograr su triunfo en la carrera al Congreso o a la Presidencia de la República es la presencia de las FARC y puedo decirles con sinceridad que están equivocados y que pueden ganar exponiendo soluciones  y por lo menos prometiendo cosas que conquisten al ciudadano de a pie, al hombre trabajador y a la madre cabeza de hogar y creo que se han olvidado de trabajar firmemente al lado de la juventud, porque se les ha dado por hablar de quienes ellos consideran marginados, por color, por sexo o por religión, y hablando de religión, para muchos esto se ha convertido en un verdadero fortín, como quedó demostrado el jueves anterior cuando un sector de los cristianos le cerro la puerta a Álvaro Uribe y se la abrió a Germán Vargas Lleras.

El discurso de Timo en el teatro Colón fue duro y a la yugular, habló como cualquier político en campaña y atacó como cualquier político que se respete, dio a entender que no estaba muy contento con el manejo que el Fiscal le da a la justicia colombiana y pidió respetar la figura de la JEP como una manera de resarcir los errores y responder a las víctimas.

Si uno se pone a mirar concienzudamente, gran parte de miembros de las FARC tomaron muy en serio lo de dejación de armas y salir a luchar mediante el arma fuerte y quizá no tan segura como es la política; pero que hay disidencias, las hay y las hay porque muchos de los combatientes de segundo, tercer y cuarto grado no saben sino mantener un arma en la mano y quizá trabajar en el narcotráfico o simplemente les gusta estar al margen de la ley y no se sienten muy a gusto en el seno de una sociedad que cuenta con tantos reparos de raza, religión y pensamiento político.

El Gobierno se defiende diciendo que todas cosas van bien y que hay que tener un compás de espera y los enemigos del Proceso de Paz ven la oportunidad de hacer lo que ellos creen que los otros no hicieron; pero que a la hora de la verdad le temen a un recrudecimiento de la violencia.

Entre las otras cosas que pasaron fue que tuve la oportunidad de hablar con los ciudadanos de la calle, aclaro, con los ciudadanos común y corrientes y no con los seguidores de Humberto de la Calle Lombana. No quieren saber nada de los políticos, los creen mentirosos, falsos y delincuentes, no creen en la justicia y consideran que sigue siendo para los de ruana y que llegue quien llegue a reemplazar a Juan Manuel Santos seguirá haciendo las mismas, mientras que el pueblo está olvidado.

Se creía que en el sur de la Capital Colombiana barría Gustavo Petro y no, consideran que no les cumplió y que no tiene madera para representar sus intereses y en cambio si tiene mas fuerza Álvaro Uribe a quien consideran un gran presidente a quien traicionó Juan Manuel Santos Calderón.

Tienen una imagen de un German Vargas Lleras bravo, de mal genio y petulante aunque creen que se está haciendo el loco y a la hora del te va a recibir el respaldo de Álvaro Uribe y puede ser el futuro Presidente de Colombia. De él solo esperan que de llegar a ser presidente sea bueno.

De Humberto de la Calle se dice que no le creen el discurso, porque le está siguiendo el juego a Juan Manuel Santos y creen que no ha dicho la verdad sobre el Proceso de Paz y que puede ser la continuidad de Santos aunque él diga que está distanciado de sus ideas para buscar soluciones a los problemas del país.

Sergio Fajardo lo consideran un hombre serio, pero consideran que no tiene buenas amistades políticas porque no creen seria la manera de actuar de Claudia López y de los otros del Polo, respetando a Jorge Robledo, que es considerado uno de los congresistas con mejor talante y a Claudia López que con el nuevo movimiento no está ni fu ni fa.

De los candidatos del Centro Democrático se habla muy bien de Iván Duque y han perdido credibilidad los demás, hasta Carlos Holmes Trujillo y Martha Lucia Ramírez a la que le castigan que un día esté firme con el Partido Conservador y mañana esté en las toldas de honores a Álvaro Uribe Vélez.

El país está pero bien polarizado y digan lo que digan se sigue hablando de una campaña presidencia bajo dos ritmos, el Alvarismo y el Santismo quedando en la mitad Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle Lombana y en terceros y cuartos puestos los que vengan detrás.

Decía mii hermana menor después de una situación o evento que había quedado mas loca que una cabra y yo le diría que como están las cosas estoy mas perdido que el hijo de Lindbergh y espero que me encuentren.

[email protected]

Compartir:

Comments are closed.