Condenan a Miguel Ángel Moralesrussi y Liliana Pardo por carrusel de la contratación

Según el juez, el excontralor distrital y la exdirectora del IDU participaron en las irregularidades de contratos viales desplegados durante la administración de Samuel Moreno Rojas. El monto de la condena se conocerá en las próximas semanas.

Miguel Ángel Moralesrussi y Liliana Pardo Gaona.Archivo particular.

Este viernes, el juzgado décimo penal del circuito especializado de Bogotá, de la OIT, emitió fallo condenatorio en contra de la exdirectora del IDU, Liliana Pardo Gaona, y el excontralor distrital, Miguel Ángel Moralesrussi, por las irregularidades que se presentaron con la reparación de la maya vial, la fase III de Transmilenio y las obras de valorización de Bogotá, en el marco del llamado carrusel de la contratación.

En un proceso que duró cerca de seis años, la Fiscalía responsabilizó a Pardo Gaona por irregularidades registradas en millonarios contratos durante la administración de Samuel Moreno Rojas. Por eso, el organismo investigativo solicitó, en su momento, la máxima condena argumentando la gravedad de los hechos cometidos en su condición de directora del IDU. Pardo Gaona, actualmente, está prófuga de la justicia y sobre ella está vigente una orden de captura.

“En relación a los contratos de valorización 020, 037 y 068 de 2009, ha de indicar el juzgado que la Fiscalía demostró la materialidad de la conducta punible de celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales, puesto que se desconocieron los principios de planeación y de selección objetiva”, precisó la jueza sobre Pardo Gaona.

En cuanto al contrato 137 de 2007 de la fase III de Transmilenio, la funcionaria judicial manifestó que la Fiscalía identificó tres momentos delictivos por parte de Pardo Gaona. El primero tiene ver con el anticipo entregado a la Unión Temporal Transvial, del Grupo Nule, y otros dos momentos con la sesiones del contrato. “La fiscalía logró demostrar que Liliana Pardo Gaona, como directora del IDU, se apropió en dos oportunidades de bienes del Estado”.

Moralesrussi, por su parte, fue investigado por presuntamente pactar comisiones para la entrega de contratos con el fin de omitir sus funciones de control y vigilancia como contralor de Bogotá. “La Fiscalía logró que, en efecto, el excontralor distrital de Bogotá desconoció el ordenamiento jurídico relevante para el derecho penal. Más exactamente defraudó la normativa (…) denominada concusión”.

Para la juez, la Fiscalía evidenció en el juicio que “si bien se dieron tres momentos de exigencia dineraria, también es verdad que el excontralor –quien estuvo presente en la lectura del fallo– solo desplegó una conducta la cual se ejecutó de manera continuada”. El monto de la sentencia de se conocerá en las próximas semanas.

Compartir: