Trifulca por intervención de ‘Jesús Santrich’ durante audiencia en el Congreso

Bogotá, 12 de octubre_ RAM_ A gritos, los congresistas uribistas abandonaron la audiencia pública de la reforma constitucional de las circunscripciones especiales de paz debido a la presencia de alias ‘Jesús Santrich’ en el recinto, quien por primera vez se sentó en una curul.

Todo comenzó cuando quien presidía la sesión, el representante Santiago Valencia del Centro Democrático, anunció su retiro para no tener que darle la palabra al integrante de las Farc.

“En la casa de la democracia no se puede escuchar a una persona que ha cometido los peores crímenes y que no ha pagado ni siquiera un día de sanción y de cárcel”, indicó.

Esta actitud provocó que la congresista Angélica Lozano asumiera las riendas de la sesión en medio de rechiflas de los asistentes.

“Asumo la presidencia de la sesión, soy ponente del proyecto”, decía Lozano mientras que atrás se escuchaba la voz del representante Edward Rodríguez reclamando: “no le dé la palabra, por lo menos hasta que primero pague los crímenes y repare a las víctimas, no se puede victimizar a las víctimas”, decía.

La situación se salió de control, y comenzaron los calificativos con Edward Rodríguez que acusó de “asesino” a Jesús Santrich.

“Asesino”, gritó el legislador uribista. “Fascista”, le respondió también a gritos Francisco Toloza, integrante de Voces de Paz.

“¿Cuantos miembros de la Fuerza Pública hay muertos por estos bandidos?”, dijo el uribista cuando salía de la Comisión Primera, mientras que se escucha otra voz que le contestaba: “Chao paraco”.

Al término de la audiencia pública, Jesús Santrich lamentó y disculpó la actitud del uribismo.

“Hay que llamar a la cordura, a la serenidad, estamos tratando de construir la paz, la paz no es la firma de los acuerdos, es una construcción que debe hacerla el país completo, incluyendo el Centro Democrático”, indicó.

Dijo además que cuando las Farc lleguen al Congreso, no entrarán en el camino de las provocaciones sino de las propuestas para construir democracia.

Compartir: