Fuerza Pública

Por Gustavo Alvarez Gardeazabal

Lo sucedido en Tumaco y Coconuco con las actuaciones de la Policía Nacional es muy preocupante. El hecho de que tanto en una como en otra parte hayan resultado civiles muertos, puede ser un síntoma alarmante de que los métodos que emplean los policías para hacer cumplir la ley o están exagerados o han sido dirigidos equivocadamente. En los hechos de Tumaco los videos resultaron contundentes para darles la razón a los cocaleros sobre quien empezó primero a disparar. En los del balneario de aguas termales de Coconuco, los diagnósticos de la clínica donde falleció la periodista ,que hacía parte de la vieja y continuada protesta por las tierras que tienen los indígenas del Cauca sobre ese predio, indican que por lo menos hubo exageración.

Ambos hechos en un solo fin de semana, con tan doloroso resultado ,podría indicarle al presidente Santos y al Ministro de Defensa que algo grave debe estar ocurriendo dentro de la Policía. Pero pedirle al General Nieto, el Director de la institución que averigue, es tiempo perdido. Nunca fue capaz de asumir la responsabilidad de los policías que hicieron posar desnudos y con las manos atrás para rueda de presos en la Estación de Puente Aranda. Nunca fue capaz de dar una explicación siquiera somera y creíble sobre que o quienes causaron los estallidos simultáneos en los astilleros de Cartagena. No se le ha oído ninguna palabra sobre los causantes del incendio de 11 buses en un parqueadero la semana anterior en la misma ciudad amurallada.

Pero que el General Nieto no aparezca en esos casos no le quita responsabilidad alguna en los últimos sucesos ni esconde la magnitud de lo que pasa en la Policía.

@eljodario

[email protected]

Publicado en Diario ADN octubre 10 2017

Compartir: