El Nido del Mal

Por Gustavo Alvarez Gardeazabal

No nos metamos más mentiras. Existe un foco primigenio de la corrupción que se campea por todos los tres poderes que constituyen al estado colombiano, el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Y ese foco hay que arrasarlo, destruirlo totalmente para que sus cenizas no vayan y nos resulten como el ave fénix. Es el invento desgraciado de los “cupos indicativos” con los cuales los gobernantes compran a los congresistas, los diputados y los concejales.

A partir de eso que tan imbécilmente llamamos “mermelada” se desparrama la corrupción en el país. Con las partidas asignadas oficialmente en los presupuestos, el gobernante logra que le aprueben otros proyectos, pero los congresistas y los diputados y los concejales consiguen los contratistas que realizan las obras indicadas en el cupo con el compran su voto y se riega más la debacle. Esos contratistas se ganan en licitaciones orientadas, o en contratos adjudicados a dedo, las obras señaladas en los cupos y de allí sale el porcentaje conque todos los elegidos cuadran su sueldo,pagan sus campañas y se protegen de la justicia, que ya sabemos que le han ido comprobando la venta desde los fallos condenatorios o absolutorios hasta las preclusiones.Y entonces se cierra el círculo porque para poder que todo eso pase, los gobernantes deben firmar decretos o adjudicaciones y para ellos existe también una asignación en esa repartija .

Si no atacamos de raíz ese mal destruyéndole, nada cambiará. De la misma manera si no exigimos la renuncia de todos los magistrados de las cortes, la telaraña de la compraventa de los fallos no parará de las Cortes para abajo hasta llegar al citador del juzgado. Hay que destruír para construir de nuevo.

@eljodario

[email protected]

Compartir:

Comments are closed.