Precandidatos presidenciales sientan posiciones sobre la crisis política en Venezuela

El segundo encuentro empresarial organizado por la Andi en Cartagena se convirtió en el escenario donde los precandidatos presidenciales sentaron su posición frente a la crisis política que se vive en Venezuela.

Ese fue uno de los temas con el que el director del periódico El Tiempo, Roberto Pombo, puso a conversar y discernir a los precandidatos Sergio Fajardo, Carlos Holmes Trujillo, Martha Lucía Ramírez, Humberto de la Calle, Jorge Enrique Robledo y Gustavo Petro.

El exalcalde de Medellín manifestó que la situación en el vecino país “es un ejemplo para Colombia” que debe ser mirado desde “la perspectiva de la destrucción y la incapacidad de la solución”.

Sostuvo que “Colombia tiene que evitar, por todos los medios posibles, convertirse en una excusa para Maduro para un problema interno para pasarlo a una rivalidad con Colombia”, al considerar que ese ha sido el discurso que ha empleado el mandatario venezolano para distraer y desviar la atención frente a la crisis que se vive dentro de esa nación.

Holmes Trujillo expresó que es necesario que se promueva “una acción simultanea” de carácter regional que conduzca a que hayan elecciones en el vecino país, así como afirmó que es pertinente en pensar en un “fondo humanitario” para atender a la población migrante que desde Venezuela está llegando no sólo a Colombia sino a los demás países de Suramerica.

“Colombia tiene que evitar por todos los medios democráticos posibles, que se viva la misma realidad del pueblo venezolano. Lo mejor para Colombia es que Venezuela esté bien”, aseveró.

La exministra Ramírez, por su parte, fue más reaccionaria a la situación venezolana. Expuso que Colombia como a los demás país de la región le faltó “presión” con la crisis, especialmente para que se hiciera respetar la Carta Democrática de la OEA.

Expresó que tan las graves violaciones en derechos humanos, poniendo en contexto la muerte de líderes jóvenes en las protestas y marchas que se han dado en Venezuela, se hace necesario contemplar la posibilidad de una intervención de los cascos azules de la ONU.

“Tenemos que pedir que haya una misión de Paz como los cascos azules, para que venga y haga verificación en Venezuela y evitar el desangre de jóvenes venezolanos en manos de un régimen absolutamente autoritario”, apuntó.

De La Calle interpeló y consideró que esa no es la vía y que para resolver la crisis política interna en Venezuela y sus impactos en Colombia, se debe primar las vías diplomáticas. “Venezuela es el antiespejo, es el camino que no debemos recorrer y a mi me parece que se está utilizando la situación en Venezuela con propósitos propagandísticos de política interna en Colombia”, recalcó.

Para el senador Robledo la crisis venezolana debe ser tratada con “mucho cuidado” para evitar que esta “se contagie” en el país. “Hay que tratar este tema con cabeza fría”, dijo el precandidato, quien consideró que los venezonalos tienen dos vías para resolver la división y polaridad interna: la primera es un acuerdo con todas las partes o la segunda que se complique más el conflicto y se lleve a recrudecimiento de la fuerza.

“Las soluciones de fuerza pueden llevan a que se complique más la situación y puede llevar a que ese país se incendie y sería lo peor que le puede pasar a los venezolanos y lo peor que nos podría suceder a los colombianos porque ese incendio puede pasar fácilmente al país”, subrayó.

Por último, el exalcalde Bogotá hizo hincapié en los efectos que tendría para la economía nacional “el éxodo” de ciudadanos venezolanos. Aunque sostuvo que en el corto plazo esta situación puede ser catastrófica, en el largo plazo podría ser benéfica para Colombia, poniendo en contexto el caso de los Estados Unidos.

Compartir:

Comments are closed.