De locuras y otras cosas

El Ojo del Halkón

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 22 de abril RAM_ Uno no entiende como en pleno siglo XXI una persona sin cuatro dedos de frente está al frente de los destinos de un país, aunque dicen en los mentideros políticos que Nicolás Maduro no es el que manda en Venezuela sino un grupo de militares y políticos corruptos que siguen teniendo activas las ideas de Hugo Chávez Frías, un hombre que con su terquedad fue capaz de imponerse hasta llegar al poder y volverse inamovible.

Se puede decir que era un hombre sagaz y que dio la oportunidad para que la familia Castro siguiera en el poder a nivel latinoamericano, cuando la revolución cubana comenzaba a perder fuerza y no nos digamos mentiras que la actitud de Chávez, seguido por Correa, Evo Morales y Cristina Fernández, lo activaron y más firme quedó, cuando el Gobierno Colombiano vio como única oportunidad para hacer los diálogos con las FARC, tener como sede la isla y por ende el visto bueno de los hermanos Castro.

Creo que por eso es que el ex presidente Álvaro Uribe habla del Castro- Chavismo   y si nos ponemos a mirar las cosas, puede que no esté equivocado y es así como escuchamos de la boca de Nicolás Maduro que sacó en cara la colaboración de su antecesor y de él para poder adelantar los diálogos con el grupo subversivo.

Decía mi mamá que lo principal que una persona debía de tener era clase y nos damos cuenta que un grupo de gobernantes en el mundo tienen de todo menos de clase y la gente puede tener mucho estudio, haber estado en las principales universidades del mundo, pero de aquello de clase y de comportamiento nada y mucho menos cuando se le va a pedir a un hombre que se le entregaron las riendas de un país por un momento de emoción latinoamericano, a quien no tiene una educación adecuada y lo único que hacía era manejar a patadas y la fuerza los buses y camiones que conducía.

La historia lo dirá, pero Nicolás Maduro es el títere de alguien, hay fuerzas oscuras y fuertes detrás del pseudo colombiano y esto se va a descubrir cuando el verdadero ciudadano de a pie de la República Bolivariana de Venezuela explote tras las necesidades económicas y cuando el estómago comience a pedir el alimento que desaparece cada día más en el hermano país.

Viendo una transmisión de televisión cuando Maduro se reía de la actitud de un ciudadano que protestó desnudo ante los militares, se da uno cuenta que este hombre Maduro no tiene valores, que cree que está jugando y que gobernar es igual que jugar una partida de dominó o de parqués o jugar a los policías y ladrones en donde no se sabe de verdad donde están los ladrones.

Venezuela, un país rico en petróleo se ve en la peor encrucijada de la historia, cuando es manejada por un loco al que no le interesa nada y al que solo le interesa gritarle al mundo que los demás lo están atacando, que le tienen envidia y que son los responsables de todas sus desgracias.

Puede ser que Maduro haya aguantado mucha hambre y necesidades de niño y que ahora, esta sea la forma de actuar para exigirle a la vida que le devuelva lo que él se merece, que es una vida mejor a costa de las desgracias de sus propios paisanos.

Uno no sabe que cree en este momento de encrucijada, cuando países como Ecuador, Bolivia y Nicaragua se han quedado calladitos y se han quedado calladitos porque el super poderoso no puede darles nada y puede que reconozcan que se han metido en camisa de once varas cuando lo que han conseguido es enemigos en toda la región por seguirles las locuras a un hombre que está gobernando a la deriva y que su brújula está más perdida que el mismo hijo de Lindberg.

Mi abuelo decía en más de una oportunidad que era mejor deber dinero que favores y eso lo estamos viendo en este momento, se le debiera dinero a Venezuela se le podría pagar, pero ese favor de estar en la mesa de conversaciones de La Habana, parece que va a salir bastante caro, porque en toda negociación hay secretos y no falta quien los de a conocer, como puede ser verdad puede ser chantaje de Maduro a Santos que ha pasado de ser el nuevo mejor amigo de Venezuela al peor de los enemigos cuando el mandatario bolivariano se atreve a hablar y decir que Colombia es la que pasa por una gran crisis y su gobierno es el que está solucionando los problemas de migración y alimentación.

Los locos, locos son y hay unos que se hacen los locos para hacer lo que les viene en gana, pero creo que Nicolás Maduro de verdad es un loco de remate, el que de un momento a otro puede quedar a la deriva y puede ser la gran oportunidad para que el gran pueblo bolivariano de Venezuela sea de nuevo lo que era, un país pujante y dueño de grandes riquezas, porque hoy está totalmente desmantelado, las grandes empresas se han ido, los medios de comunicación no pueden decir la verdad y a pesar de lo que diga Maduro hace más de un mes Venezuela, la del gran libertador Simón Bolívar está de nuevo bajo la dictadura y sin un rumbo fijo.

Nota: Volviendo al país me parece muy curioso que cuando pasamos por un momento bastante difícil por el asunto de las lluvias y el mal tiempo, cuando varios de nuestros compatriotas han perdido la vida en deslizamientos en diferentes regiones del país, siendo los más vistos los casos de Mocoa y Manizales, en el campo político nos hayamos cerrado a la banda, de nuevo a las peleas entre el ex presidente Álvaro Uribe y el presidente Juan Manuel Santos.

Mucha prensa, muchos informes de televisión, mucho bla bla bla sobre si fue o no fue encuentro entre los ex presidentes Uribe y Pastrana y el presidente Trump, cosa que no le importa al ciudadano de a pie, que no sabe nada de clubes especiales, con franquicias especiales en la ciudad del Sol (Miami), en donde les interesa es que les solucione los problemas de educación, vivienda y salud, y donde esperan que aparezcan los candidatos a la presidencia de la república con soluciones inmediatas en medio de una encrucijada en la que nadie dice la verdad si estamos bien o estamos mal en la parte económica y en lo que puede suceder con el acuerdo final de las conversaciones de La Habana.

El colombiano común y corriente lo que quiere es trabajar, sacar al país adelante y que esos intereses personales y mezquinos de algunos sectores políticos no sean la piedra en el zapato que evite el verdadero progreso del país.

La mejor noticia que se pudiera dar en este momento al pueblo colombiano, sería que los partidos políticos presentaran sus candidatos a la presidencia con propuestas concretas, con soluciones a los problemas y que de esa baraja se pudiera sacar el hombre idóneo para reemplazar a Juan Manuel Santos y que no sea uno más a enfrentar en la pelea política de que las cosas no se hacen como él quiere con el ex presidente Uribe.

Porque una pregunta es: ¿Con quién peleará y porque el ex presidente Uribe cuando ya se retire Juan Manuel Santos Calderón?

No es bueno que las cosas se hagan de manera personal, sino que pensemos en los intereses del país y conste que no soy ni santista y mucho menos uribista, porque desde hace muchos años dejé de ser un liberal firme por el cambio de las políticas y el manejo que se da a los partidos.

[email protected]

 

Compartir:

Comments are closed.