Bogotá supera los niveles de contaminación atmosférica aceptados por la OMS

Bogotá, 15 de marzo_ RAM_ El diésel es el principal contaminante del ambiente. El tráfico aéreo y pitos vehiculares representan el 60% de la contaminación auditiva. Las fuentes hídricas transportan aguas negras en lugar de aguas lluvias, fueron los señalamientos de los concejales.

En sesión de control político, la Comisión del Plan debatió hoy sobre la contaminación atmosférica, hídrica y sonora en la ciudad. El concejal Javier Santiesteban, principal citante por parte de la bancada de Centro Democrático,  comenzó señalando que durante los primeros meses de este año, en  el paisaje bogotano apareció la “mancha gris”, una capa de esmog compuesta de material particulado (monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de zufre, dióxido de nitrógeno y ozono troposférico) que tiene repercusiones negativas en la salud de la población.

Según los estándares de la OMS, en Bogotá se supera el nivel de concentración de partículas contaminantes permitidas, lo que nos ubica en el sexto lugar de ciudades más contaminadas de América Latina. La principal fuente de contaminación son los buses de Transmilenio y del SITP, como lo reafirmó posteriormente el concejal Diego Molano quien dijo, “el disel nos está matando”. La Construcción del Metro, uso de vehículos eléctricos e instalación de filtros de diésel son algunas de las soluciones planteadas ante este tipo de contaminación.

En cuanto a la contaminación producto de las fábricas, las localidades de Puente Aranda, Fontibón y Kennedy presentan la situación más crítica. El concejal Santiesteban alertó sobre el riesgo que existe en Ciudad Bolívar por la presencia de plomo suspendido en el aire dentro de los colegios de esta localidad.

A cerca de la contaminación del agua, tema que también abarcó el concejal Marco Fidel Ramírez, segundo citante de hoy, se señaló que en la mayoría de los tramos de las fuentes hídricas la calidad del agua es entre pobre y marginal. Para el concejal Ramírez, la principal causa de esta contaminación hídrica es la presencia de aguas negras y ello es producto de las malas conexiones que hay en las cuatro cuencas de la ciudad, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelito y Torca, y sus respectivos afluentes.

También se abordó la problemática de la contaminación por ruido. El concejal Diego Devia afirmó que el 60% de esta contaminación auditiva es ocasionada por el tráfico áreo, el perifoneo y los pitos de vehículos. En las cinco estaciones que miden el ruido en la zona de influencia del aeropuerto se superan los límites permitidos. El 40% restante de la contaminación sonora es producto de la industria y el comercio.

El secretario de Ambiente, Francisco Cruz, afirmó que se hace un constante monitoreo de los niveles de contaminación tanto del aire como sonora con tecnología de punta; que los establecimientos que superan los decibeles permitidos son cerrados hasta tanto no insonoricen el lugar;  así mismo se están cerrando las fábrica que no tengan licencia ambiental.

En cuanto a la contaminación de las fuentes hídricas agregó que en algunos trayectos de los ríos ha mejorado la calidad del agua, por ejemplo el tramo dos del río Torca pasó de aceptable a bueno, el tramo uno y dos del río Salitre pasó de bueno a excelente; igualmente ha mejora la calidad del agua en algunos tramos de los ríos Tunjuelo y Fucha.

 

Por otra parte, el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Germán González Reyes, afirmó que se hace retiro de residuos sólidos con una periodicidad de mínimo dos veces al año pero que en los canales más críticos, como son Comuneros, Salitre y Boyacá, se hacen intervenciones de limpieza una vez al mes.

 

Compartir:

Comments are closed.