Tareas silenciosas, buenos resultados

El Ojo del Halkón

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

 

BOGOTA, 25 de febrero_ RAM_ Me llamó mucho la atención las declaraciones del papa Francisco cuando le pide a los católicos que se declaren católicos o no, porque es mejor confiar en quienes dicen que son ateos y se portan mejor que quienes dicen que son católicos y hacen las cosas totalmente diferentes, es decir son católicos de nombre y no de hecho y esto aplica no solo para los católicos sino para los cristianos, judíos y miembros de otras religiones, porque sin entrar a ser tan fuertes, aplicaríamos lo que dice la Biblia al respecto, que se debe de ser frio o caliente; porque de lo contrario está en nada.

Sin interesar a la religión a la que pertenezcamos debemos de actuar en bien del prójimo, según enseñanza que aprendimos de nuestros mayores y lo importante es hacer las cosas sin alzar las campanas al viento y publicar cada  acción que hagamos en bien de los demás y eso es lo que están haciendo un grupo de personas y de entidades que le ayudan a personas de menos recursos a salir adelante y a alcanzar sus metas y es por eso que hoy he querido dedicar esta columna a esas personas que por lo general no son motivo de gran publicidad y de noticia porque no son cosas económicas que den buenos réditos o que les importe a la mayoría de las personas, por ejemplo lo que está haciendo la Embajada Americana con el patrocinio de varias universidades, entre ellas la Javeriana, para que se lleve a cabo el programa ·#MLK de inglés y liderazgo para universitarios afro e indígenas colombianos que es una oportunidad y se debe celebrar y destacar al mismo tiempo las contribuciones de los afrocolombianos y afroamericanos, y sin decir nada se ha llegado a conseguir que un buen grupo de estudiantes de diferentes regiones del país terminaran sus estudios y de esa manera quedaran listos para capacitarse en los Estados Unidos o en otras universidades para luego poner en práctica sus conocimientos en el país.

En la celebración del mes de la Historia Afroamericana, el embajador Kevin Whitaker destacó el trabajo adelantado por quienes se han unido a esta bella causa y por los estudiantes que supieron responder a los esfuerzos hechos a su favor.

También encontramos a la Fundación María Luisa de Moreno que ha venido trabajando con sus voluntarios en el campo de la salud y de la educación, además de la asistencia social, no solo en Colombia sino en diferentes partes del mundo con líneas estratégicas como ayudar a educar, familias productivas, ayúdanos a ayudar, campañas educativas y haciéndose presentes en las regiones en donde viven las personas de menos recursos económicos para llevarles el bienestar, en especial a los niños, a los jóvenes y a las personas de la tercera edad.

Así como los anteriores, nos hemos dado cuenta en la manera como se destaca el trabajo de muchas personas que se dedican a buscar el bien de los demás, de la naturaleza, de los animales y del medio ambiente, muchos se hacen limosneros, no de pedir en la calle sino a las grandes empresas para sacar adelante programas en pro de los abandonados, de los drogadictos y de los alcohólicos y cumplen excelentes labores, que muchas veces a quienes pertenecemos a los medios de comunicación se nos pasan de frente sin darle la importancia de lo que estos hacen.

Nidia Quintero, la ex primera dama es otro de esos ejemplos, quien ha tratado como puede cada año de conseguir sus patrocinadores y con la ayuda de los sectores artísticos hace la Caminata de la Solidaridad cuyos dineros han ido a parar a fondos, de los cuales ya se conocen resultados, como es tener jóvenes becarios y ya profesionales de la población más pobre del país.

La idea de Carlos Pinzón de traer al país la Teletón ha sido maravillosa, a pesar de que tenga sus contradictores, pero vale destacar que con los fondos que se recolectan cada año en la Teletón nacional, se sostiene Teletón Colombia que presta sus servicios a personas con discapacidades físicas en varias regiones del país, en donde por lo general son beneficiados los hijos de campesinos y personas menos favorecidas.

El padre García Herreros hizo del Minuto de Dios no solo un espacio de televisión, espacio mas antiguo de nuestra televisión colombiana, sino que como pudo fundó el Minuto de Dios para por medio del Banquete del Millón recolectar dineros y darles vivienda a los desplazados que para ese entonces eran pocos, pero no tenían donde vivir y esto lo llevó a fundar el barrio Minuto de Dios, que cuenta con una universidad, universidad que tiene sucursales en diferentes partes del país y una emisora en donde han recibido ayuda muchas personas sin importar su color político, sus creencias religiosas o la raza a la que pertenezcan.

Hay fundaciones en el anonimato, que trabajan por los niños del Chocó, los niños de la Guajira, los niños indefensos, las personas con cáncer, las personas que sufren enfermedades huérfanas y muchas más; porque hay algo que no hemos destacado, porque no nos damos cuenta tras el ajetreo diario, que un grupo de damas y caballeros, sin ninguna figuración, son los encargados de traer niños y personas enfermas a la capital para que tengan asistencia médica y les consiguen los transportes y se convierten en un hogar de paso mientras que son sometidos a sus tratamientos médicos.

Otros que vale la pena destacar son los de Operación Sonrisa, que son ayudados por fundaciones humanitarias como la Clínica Shaio, en donde niños con labio leporino y paladar hendido son sometidos a cirugías en varias épocas del año y también como si fuera poco en la clínica Shaio los médicos y personal administrativo regalan de su tiempo y sus propios dineros para someter a operaciones del corazón a varios infantes y personas mayores traídas de las más remotas regiones del país.

Otros que trabajan como hormigas y de manera silenciosa, son los soldados que pertenecen a la Fuerza Aérea Colombiana, quienes están al rescate de los enfermos en zonas alejadas de las grandes capitales y por eso son testigos de nacimientos prematuros que se dan en sus propias naves.

Y qué decir de Médicos Sin Fronteras, que se han dedicado a separar parte de su tiempo y de su escasa economía para llegar a los lugares más apartados del país y con la ayuda de algunas empresas privadas y de la Embajada Americana, y otras que se nos escapa en este momento, van en busca de los enfermos, a vacunar los niños, a prestarles el servicio odontológico, de optometría y de revisión general a quienes no tienen las capacidades de llegar a los centros urbanos.

Son muchos los buenos samaritanos con los que cuenta el país, personas que cumplen con el mandato bíblico de que la mano derecha no debe saber lo que haga la izquierda y eso nos pone a pensar porque hay un grupo de personas que en medio de sus odios y de sus intereses personales, les interesa es la muerte, evitando que se consigan acuerdos de paz y que trabajemos unidos para conseguir un país mejor.

Si no fuera por esas personas que trabajan de manera anónima, ya se hubiera perdido la esencia de la capacidad humana y si buscamos soluciones diferentes a la guerra, llegaremos a tener un país en donde los niños y las niñas no sean víctimas de la violencia sexual, en donde la violencia intrafamiliar sea erradicada y lo que se enseñe sean buenos valores y no el interés de ganar el dinero de manera fácil.

El colombiano vale mucho y lo ha mostrado en más de una oportunidad cuando ha sido solidario con propios y extraños, pero los violentos deben de ser erradicados, ya sean los alzados en armas o los políticos de pacotilla que solo buscan estar en los primeros lugares dividiendo el país y mostrando ante el mundo solo lo malo y tapando con una mano todo lo bueno que se posee.

La tarea de los medios de comunicación es grande y debe de ser para educar y ayudar para erradicar el analfabetismo y la ignorancia en los campos político, religioso y raizal.

[email protected]

 

Compartir:

Comments are closed.