A puertas de un año político

El Ojo del Halkón

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

Bogotá, 08 de enero_ RAM_ Cuando regresamos a las actividades normales en uno de los descansos más cortos que hayamos tenido, nos alistamos para un año político, que no será el más fácil de los últimos años, por una serie de características que rodearán estos 365 días, que desembocarán en la elección del sucesor de Juan Manuel Santos Calderón en el 2018.

Es un año difícil, en donde la actividad legislativa no será tan activa y en la que solo los intereses políticos y de poder estarán en los primeros lugares, porque como decía anteriormente la contienda partidista va a ser bien complicada, por los implementos de los Acuerdos de La Habana, la llegada de los integrantes de las FARC al Congreso de la República y a dar sus opiniones para que el próximo presidente esté respaldado por sus ideas de izquierda revolucionaria después de más de 50 años de haberse hecho en la clandestinidad y cuando se creyó que por intermedio de las armas se alcanzaba el poder. Como están las cosas las FARC no se consideran derrotadas, que era lo que esperaba algún sector político y civil del país, cuando lo que deseaban era el exterminio de este grupo subversivo, y como se dieron las cosas no hubo ni vencedores ni vencidos, aunque se diga que el presidente Santos les entregó todo a los subversivos en bandeja de plata.

Ahora a medir fuerzas, Germán Vargas Lleras ha perdido puntos y esto se nota al hablar con el ciudadano raso que a pesar de la vitrina que se ha dado el Vicepresidente no ha podido mejorar su imagen luego del incidente con uno de sus guardaespaldas, muchos opinan que como político hace buenas jugadas, pero su carácter puede ser la piedra de tropiezo para llegar a la Casa de Nariño, pero una cosa piensa los colombianos y otra es la que hacen al momento de llegar a las urnas.

El Partido Conservador ha dicho que no le juega a la unidad nacional y que se ira con candidato propio a la contienda electoral, los liberales piensan igual, el Polo Democrático tiene más de un candidato y se nota la división dentro de sus filas, en donde es visible la ausencia de la presencia de la ministra Clara López Obregón.

Gustavo Petro y su Movimiento Progresista está casi seguro que con los votos del sur de Bogotá que se convirtió en su fortín político puede llegar holgadamente a la Casa de Nariño.

çNo sabemos qué pasará a la hora de la verdad cuando el Partido Verde tenga que definir si respalda o no a Claudia López, quien ya se lanzó a la arena política como candidata a la primera magistratura.

El Centro Democrático se la jugará con toda, para sacar adelante los Diálogos de La Habana, para bloquearlos o simplemente para llegar al poder con su consigna de la seguridad democrática.

Otros partidos no se han asomado todavía a esta ventana de aspiraciones por las grandes ligas, pero todo quedará aclarado a partir de marzo cuando arranquen en firme las elecciones presidenciales y legislativas del 2017.

Lo triste es que hay mucho para hacer por el país desde el Congreso de la República y como se ven las cosas el trabajo va a ser bastante lento, mientras que muchos opinan que se debe de trabajar fuerte en la parte política con miras a las elecciones presidenciales porque posiblemente el candidato firme y ganador en esa contienda puede ser Humberto de la Calle Lombana, que seguirá con las mismas políticas de Juan Manuel Santos, contando con el respaldo del Partido de la U y de otros que aparezcan en la vera del camino.

Hay que tener en cuenta y muy seria la situación de seguridad en el país pues la delincuencia común se ha tomado las grandes capitales y los centros urbanos de los pueblos, en donde el raponeo, el sicariato, las peleas callejeras y principalmente la intolerancia han puesto en jaque a la gente de bien, como lo pudimos ver durante esta temporada de final de año y comienzos del 2017 y las autoridades, principalmente las policivas un poco enredadas para poner fin a este desorden.

En el campo económico no pintan las cosas muy bien, un salario mínimo como el de los otros años, con unas alzas abismales y desempleo en varios sectores, pero me quedé aterrado como en el Eje Cafetero se perdió en parte la cosecha de café por falta de mano de obra, lo que quiere decir que gran parte de la población colombiana se ha vuelto citadina y la gente quiere ganarse todo de la manera más fácil, sin ningún esfuerzo y a eso estamos colaborando los mayores en la crianza de los jóvenes que desde niños les damos todo y no les exigimos que deben de aprender a trabajar porque todo se lo damos. Parece que el cargo de conciencia de los padres por tener que dejar solo a los niños para ir a trabajar se trate de recompensar dándoles todo lo que piden y todo lo que muestran los medios de comunicación que se deben de tener para ser felices. Falta formación y principalmente educar al ciudadano del futuro para evitar la corrupción que es la reinante en todos los sectores políticos y hasta privados del país, y como decía anteriormente todo a causa de no saber llevar por el camino del bien a quienes dirigirán el país.

Falta autoridad por parte del Gobierno, por parte de los educadores y que decir por parte de los padres que temen hacerse respetar ante sus propios hijos y todo esto es lo que nos está llevando al caos moral, cuando no se da bases fundamentales para el cumplimiento de sus deberes como hijos y ciudadanos de una gran nación como Colombia.

[email protected]

Compartir: