Reforma Tributaria a pupitrazo limpio: editorial de Óscar Montes

POR OSCAR MONTES @LEYDELMONTES

Triste, lamentable y vergonzoso el espectáculo ofrecido por los congresistas durante el trámite y aprobación de la Reforma Tributaria, tanto en las comisiones conjuntas como en las plenarias. ninguno se salva. Ni los funcionarios del Gobierno encargados de promover la iniciativa y de ilustrar sobre sus alcances, entre ellos el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ni los ponentes, ni los legisladores encargados de su aprobación.

Los debates sobre la trascendencia de cada uno de los artículos, así como las implicaciones que tienen en las finanzas de las empresas y en los bolsillos de los colombianos, incluyendo el tristemente célebre IVA, nunca se dieron. El Gobierno terminó imponiendo una Reforma Tributaria de espíritu regresivo e implacable contra la clase media y asalariada del país. La anunciada Reforma Estructural de nuevo cedió el paso a una Reforma Tributaria coyuntura, cuyo único propósito parece ser el de suministrarle al Gobierno el flujo de caja necesario para cubrir el enorme déficit causado por los efectos de la caída de los precios del petróleo.

La Reforma Estructural terminó siendo, una vez más, una “colcha de retazos”, donde cada parte interesada, quitó y puso el pedazo de tela que le convenía. Y para ello contaron con verdaderos “ejércitos” de lobistas que entraron al Congreso como Pedro por su casa. Nadie fue capaz de ponerlos en cintura, pues cada uno de ellos tenía un congresista amigo diligente a la hora de hacer muy bien la tarea.

En lugar de discusiones sesudas lo que hubo fue verdaderos zafarranchos entre congresistas, cada uno interesado en imponer su voluntad o sus intereses. Por ello a la hora de la votación y aprobación de los artículos aparecieron los temidos y temibles “micos”, que parecían verdaderos orangutanes, como ocurrió con el que creaba un nuevo impuesto al gas natural y excluía al carbón, con el absurdo argumento de que el primero era menos amigable con el medio ambiente que el segundo. Por fortuna semejante esperpento fue atajado a tiempo.

Ante el bochornoso espectáculo, varios congresistas se declararon asqueados con la situación. La senadora Claudia López, por ejemplo, no dudó en llamar “antro” al Congreso de la República, órgano del que hace parte.

Sobre el texto aprobado habría que decir que los consumidores del país son los grandes damnificados, pues el Gobierno no encontró mejor forma de obtener mayores recursos que incrementando el IVA del 16 al 19 por ciento, con lo que la canasta familiar sufrirá una alza desproporcionada a partir de Enero. Productos de primera necesidad, como los detergentes, las toallas higiénicas y los jabones, entre otros, tendrán considerables alzas.

De manera que poco o nada hay que destacar de la Reforma Tributaria aprobada a “pupitrazos” por el Congreso de la República, que desaprovechó una buena oportunidad para mostrar autonomía e independencia del Ejecutivo. Nada de ello ocurrió. Una vez más el Ejecutivo ordenó y el Legislativo cumplió las órdenes. Ojalá que en las elecciones de 2018 los colombianos tengan memoria para recordar los nombres de quienes aprobaron una Reforma Tributaria que para lo único que servirá será para saquear sus bolsillos.

PUBLICADO EN BLU RADIO

Compartir: