ELN: ¿ejército de liberación?

Los tropiezos con que ha iniciado este nuevo proceso de paz con esa guerrilla reafirman lo que se sabía desde hace rato: que no será una negociación fácil.

POR CARLOS OBREGON

El diálogo entre el gobierno y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) ha terminado por parecerse a la búsqueda de acuerdos sobre paz con el Centro Democrático: no hay confianza entre las partes y cada una se acusa de “hacer conejo”. Al menos eso demuestra la negativa de este grupo insurgente de liberar al secuestrado Odín Sánchez y en vez de ello hablar de “imposiciones y las presiones por parte del gobierno” para que solo se instale la mesa pública de diálogos en Quito cuando se dé la liberación del ex congresista chocoano.

O ambas partes están interpretando de manera diferente el momento de la entrega del secuestrado, o se quiere ejercer presión, mediante un pulso previo, para demostrar quién llega más fuerte a poner condiciones como cese bilateral de fuego –una propuesta atractiva del ELN, pero poco viable mientras no dé gestos sinceros de estar jugado por la paz—o la renuncia al secuestro para que empiece el diálogo cómo se recuerda hoy que sí pasó con las Farc.

Los tropiezos con que ha iniciado este nuevo proceso de paz con una guerrilla que mezcló dogmas de fe cristiana con secuestro y asesinato –algo que es una contradicción—reiteran lo que se sabía desde hace rato, que no será una negociación fácil. Declaraciones recientes con sabor retaliatorio, pero sin justificación, del jefe de ese grupo Pablo Beltrán sobre los asesinatos o los secuestros porque el Estado ha hecho lo mismo con líderes sociales en una especie de “ojo por ojo” o la descalificación del negociador del gobierno Juan Camilo Restrepo al que considera que es un novato que entró a “hacer exigencias por fuera de lo que habíamos acordado”, así lo demuestran. Los reveses con que ha empezado la negociación indican que puede ser un proceso tan largo y duro como fue el de las Farc. La visión que se tiene sobre la intención del ELN de dejar la guerra es pendular. Quienes la conocen por dentro creen que se trata de unos elenos evolucionados dispuestos a seguir el camino de la paz y de las Farc, pero las últimas declaraciones de sus voceros y las acciones contra civiles son lo que generan dudas.

Compartir:

Comments are closed.