Esta es la base del acuerdo sobre justicia transicional y víctimas

Lo que pactaron el Gobierno y las Farc en materia de justicia prevé la creación de una jurisdicción especial para la paz, que constaría de un tribunal al que llegarán todos los casos relacionados con el conflicto armado y que desembocarán siempre en una sentencia.

Este tribunal estará conformado por dos salas, una de sentencia y otra de juzgamiento. La diferencia es que a la primera llegarán los procesos en los que los involucrados acepten responsabilidad de los hechos, y a la segunda le corresponderá los casos en los que no se acepten cargos y se haga necesaria una comprobación.

Para evitar que se presenten personas que no tengan relación alguna con el proceso de paz y busquen los beneficios de este modelo, se establecerán una serie de filtros. Algunos de ellos son haber firmado el fin de la guerra con el Estado y que, además, los casos estén relacionados directamente con el conflicto armado.

El modelo base será de justicia restaurativa, lo que permitirá imponer penas restrictivas de la libertad, pero que no implican cárcel. Esto quiere decir que la víctima y el victimario podrían acordar la forma en que se cumplirá la sentencia, por ejemplo a través del desarrollo de obras.

Todo esto se mantendrá siempre y cuando se garantice la reparación de las víctimas, porque, de lo contrario, se podría aplicar una pena efectiva de cárcel.

Un punto clave que tendrá el acuerdo es que en determinados casos, muy específicos, habría elegibilidad política en las zonas en las que tengan la restricción de la libertad. Esto, por supuesto, requiere reglas claras que se están construyendo.

Otro aspecto importante es que se buscarán mecanismos para dar garantías de no extradición bajo la premisa de que se debe garantizar la verdad para las víctimas de más de 50 años de confrontación armada.

La restricción de la libertad tendrá que ser verificada y controlada, y eso es, precisamente, lo que ayudan a acordar Uruguay, como país ‘pro tempore’ de la Unasur, y un delegado de la Secretaría General de Naciones Unidas.

Además, cabe la posibilidad de que se tramite una ley de indulto, amnistía y de delitos conexos para casos específicos. Esto tiene que terminar de finiquitarse en La Habana.

Este acuerdo de justicia incluirá a todos los actores del conflicto, como miembros de la Fuerza Pública, desmovilizados de las Farc y sectores sociales, políticos y económicos que estuvieron relacionados con el conflicto.

Claro que este acuerdo, que es el primero en el que las Farc aceptan un modelo de justicia que incluye al Estado, tendrá que tener una instrumentalización que pasaría por el Congreso bajo los modelos expeditos que se crearían con la reforma constitucional que el Gobierno impulsa esta semana.

Detalles de la cita

A su arribo a La Habana, primera visita oficial desde que se inició el proceso de paz el 19 de noviembre del 2012, Santos se dirigió al Centro de Convenciones a una reunión con las delegaciones de paz.

También habrá un encuentro entre el presidente Juan Manuel Santos, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, y el mandatario cubano Raúl Castro.

Tras esto, se pasará a una reunión privada entre Santos y ‘Timochenko’, el cual será el primer encuentro entre los dos, pues nunca se habían visto anteriormente. Esto, en la clave de paz en la que está Colombia, será histórico.

EL TIEMPO

Compartir:

Comments are closed.