En firme investidura de las congresistas Claudia López y Angélica Lozano

 

BOGOTA, 19 de Agosto_ RAM_ La Sala Plena del Consejo de Estado rechazó la demanda de pérdida de investidura de la senadora Claudia López Hernández y la representante a Cámara por Bogotá, Angélica Lozano Correa por violación del régimen de inhabilidades. En la acción judicial se manifestaba que las congresistas sostenían una relación sentimental.

El alto tribunal aceptó la ponencia presentada por el magistrado Luis Rafael Vergara en la cual indicaba que pese a que las congresistas han manifestado públicamente que tienen una relación sentimental, ésta no alcanza a tener las connotaciones de permanencia y de estabilidad de una unión marital de hecho.

En este sentido se indica que las parlamentarias no conviven o sostienen una relación ininterrumpida. Para la Sala no está probado que las dos congresistas vivan juntas, es decir que su relación tenga elementos propios de una unión matrimonial o de hecho. En este último aspecto, lo que evidencian los documentos es que no existe colaboración de pareja ni de ayuda mutua.

“Si se observan las pólizas de seguro de vida y las listas de beneficiarios en seguridad social suscritas por Angélica Lozano, en ninguna de ellas aparece la senadora Claudia López como amparada por las mismas», precisa uno de los apartes de la ponencia publicada en exclusiva por este diario el pasado 1 de agosto.

La demanda contra de las congresistas López y Lozano fue presentada por el pastor Víctor Velásquez y la ciudadana Ángela Morales. En síntesis, ambos señalaron que la senadora y la representante fueron elegidas el 9 de marzo de 2014, ambas por el Partido Alianza Verde, lo cual representaría un desconocimiento de la Constitución, que prohíbe ser congresistas a quienes estén vinculados entre sí por matrimonio o unión permanente y se inscriban por el mismo partido.

La representante a la Cámara manifestó, por medio de un comunicado, que «el Consejo de Estado como las demás cortes ha tomado una decisión en derecho que se aparta de los prejuicios del demandante». En este sentido aseguró que «las altas cortes tienen claro que la igualad es imparable y que la discriminación no prospera».

Compartir:

Comments are closed.