Más respeto por Caldas

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Si el señor Guido Echeverri Piedrahita, se atreve a lanzar nuevamente su candidatura a sabiendas que se encuentra inhabilitado, tanto él, como sus promotores, podrían ser sujetos de una acción penal.

Es de muy mal gusto que el señor Ministro de la Presidencia de la República, Néstor Humberto Martinez, se esté inmiscuyendo en la política interna de nuestro departamento, puesto que según Eje 21, solicitó un concepto al Servicio Civil, sobre la viabilidad de una nueva candidatura del señor Guido Echeverri Piedrahita a la Gobernación de Caldas, ha de saber el doctor Néstor Humberto, que esos conceptos así sean favorables, no pasan de ser un saludo a la bandera, mas sí generan desorientación para quienes aspiran sacar a su departamento de la encrucijada en que se encuentra, donde precisamente lo llevó su patrocinado. Valdría la pena que el Señor Procurador, abriera una investigación al respeto, con el fin de conocer qué intereses ocultos se mueven desde Palacio de Nariño en torno a tan nefasta candidatura.

Una de las principales causas del atraso de nuestro departamento, es que los inversionistas nacionales e internacionales, no tienen confianza en sus dirigentes, dada la poca seriedad de sus actuaciones, acompañada desde luego de actos de corrupción, que han sido el pan de cada día en todas las administraciones desde hace más de cuarenta años.

Es una vergüenza para Caldas, que sean los senadores Mauricio Liscano y Hernán Penagos,- incondicionales del movimiento de Unidad Nacional, con el gobierno Santista a la cabeza-, los principales adalides y promotores de la nueva candidatura a la gobernación del señor Guido Echeverri Piedrahita, a sabiendas  que además de haber sido destituido por el Consejo de Estado, se encuentra inhabilitado para postularse nuevamente, puesto que según concepto de algunos juristas expertos en la materia, la destitución no interrumpe el período para el cual fue elegido, que vence el 31 de diciembre del año en curso.

Los señores Congresistas por Caldas, deben ser más responsables con su departamento, que con ejemplo de grandeza y democracia los ha hecho padres de la Patria, como consecuencia lógica deben responder en la misma forma, pensar en que la candidatura de Guido Echeverri, con su pasado de político mentiroso y falto de seriedad, es la solución para nuestros más urgentes problemas, es faltarle al respeto a la noble tierra que tanto les ha dado, depositando  en ellos su confianza para que busquen las mejores alternativas, lanzando un candidato serio, honesto y responsable, que aglutine buena parte de nuestras ambiciones y esperanzas, sobre todo que empiece a sembrar un futuro promisorio para presentes y futuras generaciones.

El Señor Guido Echeverri, para poder echar nuevamente el departamento de Caldas, por los despeñaderos de la desgracia, como hace poco lo hizo, tendrá que esperarse hasta las elecciones  regionales del 2019, si es que la divina providencia no dispone de otra cosa, para evitar que tan indelicado personaje continúe haciendo de las suyas; acompañado por un séquito de aduladores hambrientos de burocracia y mermelada, alimentados desde Palacio de Nariño, que creen que son la solución indiscutible para los álgidos problemas que padecemos.

Cuando un funcionario por elección popular, es demandado ante las Altas Cortes, y finalmente vencido en juicio con destitución o pérdida de investidura, por haber ocultado a los electores su inhabilidad para ejercer el cargo, debería quedar sancionado de por vida, puesto que con su actitud pierde toda la confianza en la opinión pública, carece de autoridad moral para dirigir una administración con jurisdicción, y mando, como es el caso de una Gobernación.

El señor Guido Echeverri, con su destitución dejó al garete la administración pública del departamento y sus municipio, puesto que durante el casi año y medio que duró en el cargo mientras se pronunciaba el Consejo de Estado, fueron muchos los planes y programas de desarrollo que se truncaron, la confianza inversionista en nuestro departamento quedó tan entredicho, que después de más de dos años de haber ocurrido tan odioso zafarrancho, aún no nos hemos podido recuperarla.

Como columnista independiente, quiero invitar a todos los Caldenses, que está vez no nos dejemos arrastrar por las emociones de un candidato, que como Guido Echeverri, guarda en su interior la cizaña con el aguijón de las malas intenciones; quién sabe cuántos negociados estará planeando, para cuando llegue nuevamente a la gobernación, mientras la próxima destitución, continuar con una orgía de contratos acomodados y chanchullos, que a lo mejor los quedó debiendo en el primer logro, y tenga que cumplirlos en el segundo.

Considero que tanto por el lado del conservatismo, como del liberalismo, centro democrático y otros movimientos, existen candidatos con sobradas capacidades morales e intelectuales, que de resultar elegidos, muy seguramente podrían sacar adelante a Caldas y sus Municipios con un  plan de Gobierno y  de Desarrollo Departamental y Municipal.

Caldas es departamento con inmenso caudal de recursos naturales y humanos,  hay que encausarlos por los diferentes procesos de desarrollo, por eso, sería muy importante que cada  uno de los candidatos expusiera su programa de gobierno, con el fin de ilustrar a sus posibles electores, cual es el programa que piensan desarrollar en cada uno de los campos: social, educativo, agropecuario, salud, seguridad; es decir, mirando donde están las fortalezas y debilidades en cada uno de ellos, con el fin de proponer los diagnósticos necesarios.

Al único candidato que se le ha escuchado hablar de un Plan Departamental de Desarrollo, para  el caso de ser elegido gobernador, es al precandidato conservador Carlos Uriel Naranjo, es apenas lógico que quienes piensen en el voto programático, empiecen a divulgarlo, puesto que esto es lo que se requiere, un candidato con verdaderos programas de desarrollo para Caldas y sus Municipios.

Además Carlos Uriel Naranjo, tiene un programa de innovación para los jóvenes bachilleres y universitarios, con el fin de impulsarlos en la creación de microempresas de conformidad con los recursos naturales y humanos existentes en sus respectivos municipios.

 

[email protected]

[email protected]

 

Compartir:

Comments are closed.