De leyes y Congresistas

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Aunque hace unos meses se eliminaron varas de ellas, el País continúa atiborrado de leyes: obsoletas, inoperantes, inocuas e inservibles; esta debe ser tarea prioritaria del Congreso en el nuevo período legislativo que se acaba de iniciarse, puesto que muchas de estas Leyes, están siendo aplicadas y cumplidas por los ciudadanos simple y llanamente porque es la Ley.

Pareciera que en nuestro País, la capacidad legislativa se mide por el número de proyectos de ley que presentan los Congresistas a la comisión a la cual pertenecen, muchas veces son tan inocuas que finalmente son archivadas, pero hay casos aberrantes y es cuando el congresista promotor dispone de un buen relacionista legislativo que va de curul en curul convenciendo a representantes y senadores para votarla, advirtiéndoles que es de prioridad y justicia, para la región o municipio de donde es originario el congresista autor.

En este o0rden de ideas existen siete tipos de leyes que, si se revisaran los archivos del Congreso de la República, muy seguramente podrían ser drogadas buen número de ellas, puesto que ya se les ha vencido el término de vigencia, o cumplieron su función para los cuales fueron expedidas:

1º- Leyes temporales: la mayoría de las veces se convierten en permanentes, bajo la complicidad del gobernante de turno, que si se aplicara la ley con verdadera rigurosidad y justicia, y los Organismos de Control actuaran con lenidad, todos los expresidentes de la República deberían ir a la cárcel, por abuso de autoridad.

2º- Leyes de Honores: es apenas lógico que en cada región existan ciudadanos beneméritos que al cumplir su misión, se les debe recordar mediante un homenaje, pero, lamentablemente, esta es otra vena rota por donde se esfuman miles de millones de pesos del presupuesto nacional, puesto que los monumentos u obras en honor de estos patriarcas, muchas veces no se construyen o se convierten en obras inconclusas o elefantes blancos.

3º- Leyes Centenarias o Sesquicentenarias: los legisladores son muy dados también en honrar a sus regiones, ciudades o municipios, cuando cumplen cien o ciento cincuenta años de vida administrativa,- lo que indudablemente está muy bien-, pero, por los regular, se presentan proyectos de ley para realizar obras en su honor, pero, lamentablemente los caciques están prestos a manipularlas y a desviar sus presupuestos.

4º- Leyes Inocuas: son leyes sin sentido común, que no tienen ni pies ni cabeza, pero que el secretario general del Congreso debe recibirlas y radicarlas, puesto que se trata de un “Honorable Padre de la Patria” que en sus noches de desvelo soñó, que su pueblo debe ser pintado todo de azul o de rojo, en honor a su glorioso partido al cual pertenece.

5º Leyes con dualidad de funciones: muchas veces nuestros legisladores, no tienen la precaución de investigar, si el proyecto de ley que piensan radicar, ya ha sido presentado en legislaciones anteriores, y que al ser aprobada, se cruzan los cables en forma positiva y negativa y es cuando la autoridad competente, para aplicarla, no sabe si en realidad la anterior fue derogada, para dar paso a la que entró en vigencia.

6º- Leyes con Vicios de Constitucionalidad: como es bien sabido toda ley aprobada por el Congreso de la República, requiere para que entre en vigencia el Control de Constitucionalidad, o son demandadas por los ciudadanos en ejercicio de uno de los mecanismos de Participación Ciudadana consagrados en el artículo 103 de la Constitución del 91, por lo regular esto ocurre cuando ya han sido sancionadas por el Presidente de la República.

7º- Leyes con Vicios de procedimiento o de trámite, sucede cuando en el Congreso de la República, se le da el trámite inadecuado por falta de quórum en una de sus comisiones, o en las plenarias en donde tiene que surtir los debates reglamentarios, lamentablemente en este aspecto los Señores Congresistas, – Gobiernistas-, lo hacen simple y llanamente por hacer valer sus mayorías y no quedarse burlados de la oposición, pero con el tiempo al ser demandada entra en suspenso, causando graves perjuicios a las autoridades que la venían aplicando y los ciudadanos en su acatamiento.

Sería muy importante que los “honorables padres de la patria”, al iniciar el nuevo periodo legislativo, revisaran la cantidad de leyes inservibles y en desuso,- por no decir abusivas-, que fueron tramitadas en forma temporal para solucionar determinado problema de orden social, público o calamidad doméstica, pero que finalmente por abuso de los gobiernos de turno se convirtieron en permanentes, como es el caso del cuatro por mil, entre muchas otras, que continúan siendo un verdadero atropello para el ciudadano que se las tiene que aguantar, simple y llanamente porque esa es la Ley, así se esté aplicando en forma arbitraria.

Considero que es de enorme responsabilidad del Legislador, estar vigilando el desarrollo de las leyes de su autoría, puesto que aún por fuera del Congreso, debe continuar atento para que su periodo y función se cumpla en forma puntual, y en caso de no serlo, tiene toda la autoridad moral para hacer valer su vigencia o fenecimiento ante la Defensoría del Pueblo y los Organismos de Control.

Las Leyes que se expiden, deben cumplir con lo ordenado en la ley 819/2003, que señala la viabilidad social y económica, para que sean prácticas, de real solución y no causen obstáculos a quienes las aplican y mucho menos a quienes tengan que cumplirlas, no podemos continuar admitiendo se continúen expidiendo leyes a la topa tolondra, simplemente por qué al señor congresista se le dio por hacerlo, sin haber hecho los estudios de rigor y de conveniencia.

Se dice que el Congreso de la República, hasta la fecha se ha expedido veinte mil leyes y más de ocho mil jurisprudencias, que les han recortado las alas para que no se sigan cometiendo abusos de poder contra los ciudadanos.

[email protected]

[email protected]

 

 

 

 

Compartir:

Comments are closed.