Un periodo legislativo a medias

El Ojo del Halkón

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 20 de Junio_ RAM_ El periodo legislativo que acaba de terminar puede entrar a la historia como uno de los más malos de los últimos años, pues el único que puede decir que está satisfecho es el Gobierno, que por contar con la Unidad Nacional logró en parte sus resultados, aprobando proyectos de ley que según el propio ejecutivo serán de gran interés para el país.

Las iniciativas gubernamentales se pueden calificar de buenas, a pesar que todas estaban enfocadas al postconflicto.

Quizá una de las más duras, fue la ley anticontrabando, muy buena, pero que se espera que sea puesta en práctica y que no sea una oportunidad más para la corrupción, porque para colmo estamos en un país donde hecha la ley, está hecha la trampa, porque sería una lástimas que un arma tan interesante se quedara en veremos cuando serviría para evitar la evasión de impuestos, por parte de los comerciantes que no tienen en cuenta que con sus actividades está acabando con la industria nacional; porque si somos sinceros, la parte económica en el sector industrial y comercial se han sentido bastante resentidos en lo que va corrido del año.

Dice el dicho que un canazo no se le niega a nadie y ahora con lo aprobado en el Congreso, con lo que tiene que ver con las detenciones de quienes han infringido la ley, se puede decir que es un gran paso el que se ha dado al respecto para descongestionar las cárceles, pero hay el peligro que quienes de verdad han infringido la ley se queden en las calles, mientras que los inocentes continúen llenando los centros carcelarios que en estos momentos son el foco de la corrupción, asunto que no se ha podido erradicar desde hace muchos años, porque algunos que tienen que ver con estos centros carcelarios se dejan comprar de los grandes delincuentes para tener las prebendas necesarias para una buena estadía en estos lugares, mientras que personas que siendo inocentes y que no tienen dinero deben de pasarlo bastante mal, porque en estos lugares todo tiene precio.

En la parte social no es que se haya hecho mucho, pero de lo contrario se puede decir que la oportunidad que se da para que hayan nuevos impuestos y medidas para evasión de los mismos, va a castigar de nuevo a la clase media que es la que paga los platos rotos en el país, porque tienen razón los que dicen que en Colombia es necesario y bueno ser rico o pobre, porque si se es rico el Gobierno lo ayuda en caso de alguna quiebra y con exención de impuestos, para que sigan sus negocios prosperando, y los pobres pobres tienen derecho a los subsidios de servicios públicos, escolares y para la salud, entre otros, mientras que la clase media debe pagar hasta para respirar, todos los impuestos los afectan en un porcentaje bastante alto y es por eso que en una oportunidad se habló que con el actuar de los Gobiernos se estaba tratando de acabar con la clase media y dejar que el país solo tuviera ricos y pobres.

Lo que si da tristeza es que en porcentaje bastante alto muchos de los que llegaron nuevos al Congreso de la República, se colgaron el nombre de Honorables Padres de la Patria y durmieron el sueño de los justos, porque no hicieron nada, no presentaron iniciativas y uno se pregunta que estarán pensando para presentar a quienes los eligieron.

La no asistencia a las plenarias y a las comisiones de verdad que decía de tener un castigo bastante fuerte, porque el sueldo que se están ganando muchos o mejor todos es bastante grande y como se dice en el Colegio no se debe de asistir simple y llanamente, a calentar banca y a perder el año como lo perdieron muchos de esos legisladores que no tienen que mostrar ante el país y que quieren tener representación nuevamente en los gobiernos regionales y locales después de las elecciones del mes de octubre.

Esperamos que después de la escapada de varios de ellos a ver los partidos de Colombia en la Copa América hayan llegado con ánimos o quizá arrepentidos, para que el 20 de julio lleguen con mentes totalmente despejadas y dispuestas a trabajar, aunque creo que es mucho pedirles, porque llegan en una época prelectoral en el que el rendimiento no es espera sea muy alto.

Bien lo dijo el senador Álvaro Uribe Vélez, que este periodo legislativo había sido un verdadero fracaso, y fue un verdadero fracaso, pero tanto el senador Uribe como las cabezas de los partidos y movimientos políticos deben de ponerse las pilas y pedir a sus bancadas que trabajen, pues de lo contrario van a perder credibilidad ante sus electores.

Despacito, trabajando solos, aunque en esta oportunidad se les vio buscando consenso con otros movimientos y partidos políticos, los representantes del Movimiento Político MIRA hicieron un excelente trabajo, mostrando la seriedad y siguiendo la línea de ser los más disciplinados, lo que los ha caracterizado en los años que llevan en el campo político.

No se sabe hasta dónde seguirá la unidad nacional, si se romperá o no después del 20 de julio, cuando ya comienzan a verse las intenciones de quienes aspiran a la presidencia de la república, para reemplazar a Juan Manuel Santos, por lo que vemos el mapa político se irá dividiendo y cada quien tirará para su lado y la actividad legislativa puede tener dos grandes oportunidades, la de ser muy activa o la de ser peor que la que acaba de terminar.

Hay que tener responsabilidad política y respeto por los electores, no pensar con mezquindad y trabajar por intereses personales, sino para sacar al país adelante en los momentos difíciles que se pueden presentar con motivo del post conflicto.

No se debe olvidar que el Congreso de la República es una de las entidades con menos credibilidad que tiene el país, lo que creemos que es necesario cambiar o de lo contrario todo estará perdido.

[email protected]

 

Compartir:

Comments are closed.