Benedetti asegura que Vargas Lleras quiere obtener réditos políticos para elecciones presidenciales

 

BOGOTA, 25 de Mayo_ RAM_ A través de su cuenta en “Twitter”,el senador del Partido de La U, Armando Benedetti, volvió a arremeter en contra de Germán Vargas Lleras, esta vez presentando una declaración pública en la que asegura que a través de la concentración de poder, el vicepresidente quiere obtener réditos políticos para las elecciones presidenciales de 2018.

Según el legislador, “En días pasados y en intervenciones ante diversos medios de comunicación, formulé críticas a la acumulación de poderes en manos del Vicepresidente de la República, Doctor Germán Vargas Lleras”.

El legislador aseguró que es peligrosa la actitud de Vargas Lleras al frente de la vicepresidencia de la República.

“Dejar a la libre administración de un solo y encumbrado funcionario, el mismo que desde el primer día ofició como candidato a la Presidencia de la República para el próximo período constitucional, tan omnímodos poderes, ofende toda noción de equilibrio e igualdad”.

Para Benedetti, aunque falta mucho tiempo para la campaña presidencial de 2018, el vicepresidente quiere anticiparla y se está aprovechando de su cargo para estar por encima de los eventuales aspirantes para esos comicios.

“El país no puede darse el lujo de seguir ignorando los privilegios de toda índole que acumulan en el Vicepresidente tantas funciones. Muy pronto el panorama político y electoral estará oscurecido por los enormes desequilibrios que se están construyendo y fortaleciendo”.

Por eso pidió a Vargas Lleras ir al Congreso para escuchar sus quejas y demostrarle que su gestión no ha sido la que él quiere venderles a los colombianos.

“Señor Vicepresidente: le invito a recibir con tranquilidad el beneficio de un control político como el que la Constitución concede al Congreso de la República. Estoy seguro de que usted tendrá en el inmediato futuro grandes oportunidades de ser elegido Presidente de la República sin necesidad de imponerle a nuestra democracia prácticas que le otorguen ventaja sobre sus competidores y adversarios. El que yo demuestre que usted no hizo una revolución de infraestructura que comenzó hace dos años, no niega que pueda merecer acciones por su ejecución futura”.

Por otro lado, y a través de la red social trinó: “Santos hace énfasis en las importantes obras que él empezó y adjudicó. Por 1era vez no es Vargas quien saca pecho por los grandes avances!”.

Y continuó: Santos marca diferencia entre lo q ha hecho y los planes d Vargas. Esto muestra q el Vice no tiene q ver con la revolución en infraestructura

Finalmente Benedetti, cuestionó: “Presidente Santos entregó cheque de 9 billones de pesos para el metro. Será que Vargas ahora firmará acta de inicio y dirá que él hizo todo?”.

Lea aquí la Declaración Pública de Benedetti:

En días pasados y en intervenciones ante diversos medios de comunicación, formulé críticas a la acumulación de poderes en manos del Vicepresidente de la República, Doctor Germán Vargas Lleras.

Las respuestas vinieron de una gestión mercenaria y mendaz de un abogado penalista. La pretensión de que un debate cada vez más necesario para la institucionalidad, la contratación pública y la estructura sectorial de la administración pueda finiquitarse con este tipo de dramatizaciones circenses es inaceptable.

En primer lugar interesa destacar que en mis intervenciones en el Congreso y ante los medios no he usado un solo adjetivo que deshonre y ofenda al señor Vicepresidente de la República. De modo que el sentido y la intención de esas intervenciones políticas no se suspenderán por unas tercerías a las que no concedo la capacidad de ser mis interlocutores ni mis contradictores. Alguna vez leí un sabio consejo “es preciso escoger bien a nuestros enemigos: corremos el riesgo de parecernos a ellos.”

He venido sosteniendo y me reitero, que dejar a la libre administración de un solo y encumbrado funcionario, el mismo que desde el primer día ofició como candidato a la Presidencia de la República para el próximo período constitucional, tan omnímodos poderes, ofende toda noción de equilibrio e igualdad. El país no puede darse el lujo de seguir ignorando los privilegios de toda índole que acumulan en el Vicepresidente tantas funciones. Muy pronto el panorama político y electoral estará oscurecido por los enormes desequilibrios que se están construyendo y fortaleciendo.

De otra parte, la responsabilidad por sectores que la estructura de los diferentes ministerios instituyó durante siglos, se ha visto afectada por la dependencia obsecuente y sumisa de ministros de Estado al poder de quien les impone no solo su mayor jerarquía sino un tratamiento servil y despectivo. Estamos poniendo a riesgo la autonomía y dignidad de ministros sometidos a una discutible capitis diminutio.

El control político del Congreso y de todos y cada uno de sus miembros, no es sólo un derecho constitucional imprescindible, sino una necesidad apremiante frente a la desaparición de las fronteras sectoriales que históricamente impuso el régimen constitucional y legal. Si los ministros ya no responden como la cabeza de unidades políticas y administrativas diferenciadas de una de las ramas del poder público, el control al señor Vicepresidente requerirá entonces de mayores niveles de eficacia, oportunidad y pertinencia.

Miro con preocupación la posibilidad de que en un futuro, las políticas públicas, la competencia electoral y la contratación, puedan sufrir una deplorable integración vertical, incorporando en las regiones elementos de consolidación y de riesgo. No hemos llegado hasta allá pero no me sorprendería que semejante cosa nos ocurriera más temprano que tarde. Ojalá las escandalosas disputas por los avales de los partidos no sean, además, premonitorias de cosas peores.

Una ojeada transversal a la prensa escrita de ayer domingo demostraría que no soy, afortunadamente, el único colombiano preocupado por estos asuntos. Los columnistas de opinión Daniel Coronell, Guillermo Perry, Mauricio Vargas, Felipe Zuleta, entre otros, hacen referencia, desde distintos criterios, a esa especie de ruptura de la unidad interior del gobierno y del Estado y las gravísimas consecuencias de todo tipo que pudieran generarse en el futuro inminente.

Señor Vicepresidente: le invito a recibir con tranquilidad el beneficio de un control político como el que la Constitución concede al Congreso de la República. Estoy seguro de que usted tendrá en el inmediato futuro grandes oportunidades de ser elegido presidente de la República sin necesidad de imponerle a nuestra democracia prácticas que le otorguen ventaja sobre sus competidores y adversarios. El que yo demuestre que usted NO hizo una revolución de infraestructura que comenzó hace dos años, no niega que pueda merecer acciones por su ejecución futura.

 

Compartir:

Comments are closed.