Defensor del Pueblo pide a las Farc que respeten la Constitución

armandootaloradefensorFEBEl Defensor del Pueblo dijo que los problemas que afronta la Corte Constitucional, no pueden convertirse en pretexto para desconocer el Marco Jurídico para la Paz.

Ante los recientes anuncios del equipo negociador de las Farc desde La Habana, las denuncias sobre el uso de la población civil como escudo durante unos enfrentamientos con el Ejército en Ituango, y la evolución en los diálogos exploratorios con el ELN, el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez, formuló las siguientes observaciones:

1. Respecto al reciente pronunciamiento hecho por las Farc a propósito de los mecanismos de aplicación de justicia para los integrantes de esa organización, como resultado del proceso de paz, el Defensor del Pueblo considera que los problemas que hoy afronta la rama judicial, y en particular la Corte Constitucional, no pueden convertirse en argumento para desconocer la normatividad y las instituciones.

2. Si bien el país lamenta los cuestionamientos que actualmente afectan a ese alto tribunal, y que han conllevado a investigaciones en curso, no puede desconocerse el papel de la Corte en defensa de los derechos humanos, ni puede asumirse esa situación como pretexto para soslayar el Marco Jurídico para la Paz y manipular las alternativas que ofrece la justicia transicional.

3. Tampoco es coherente aludir los protocolos del Derecho Internacional Humanitario como herramienta para obtener beneficios jurídicos, cuando de otra parte, como sucedió en Ituango (Antioquia), donde según el Ejército la guerrilla utilizó a la población civil como escudo, las Farc infringen las normas internacionales de los derechos humanos.

4. Una cosa es el aparente cumplimiento del cese al fuego, que motivó al Gobierno a prorrogar la suspensión de los bombardeos por un mes más, y otra la coexistencia de situaciones como la extorsión, las amenazas y el confinamiento que afectan a muchos colombianos en diferentes regiones del país.

5. La Defensoría apoya decididamente las negociaciones, porque además de ser un anhelo, la paz constituye un derecho fundamental de los colombianos y obedece a un mandato democrático así expresado por la sociedad, pero no comparte la intención de acomodar beneficios en detrimento de los derechos humanos.

6. Por otra parte, el defensor Otálora Gómez saludó los avances en los diálogos exploratorios con el ELN, grupo con el que según se informa han sido pactados cuatro de los seis puntos para guiar la agenda pública de negociaciones, pero exhortó a esa guerrilla a que acate las normas del Derecho Internacional Humanitario y excluya inmediatamente a la población civil de las hostilidades.

Compartir:

Comments are closed.