Red internacional de radios exige la liberación del francés Langlois

langois
Unas dos mil estaciones de radio de todos los continentes se enlazaron hoy en una transmisión continua de ocho horas para exigir a las Farc que ponga en libertad al corresponsal francés Roméo Langlois.

Las estaciones están reunidas en la llamada Red Mundial de Radio y dieron paso al maratón en Internet por iniciativa del periodista colombiano Herbin Hoyos, fundador y director de Las Voces del Secuestro, programa que se transmite por la cadena Caracol Radio, del grupo Prisa en Colombia.

Langlois “deber ser liberado, es una persona civil, está protegida por el derecho internacional humanitario por ser periodista”, afirmó Hoyos desde la ciudad mexicana de Monterrey, donde está uno de los seis centros de coordinación de la jornada.

Los otros puntos del equipo que coordina el maratón se establecieron en París, Atlanta (Estados Unidos), Colombia, España y Reino Unido.

“Estamos levantando la voz para que él (Langlois) sea liberado”, expresó Hoyos en un enlace con la estación básica de Caracol Radio, que desde hace 18 años acoge su programa Las Voces del Secuestro.

El colombiano creó este espacio, del que ya hay una réplica en México, para servir de vehículo de mensajes de los familiares de víctimas de secuestro en Colombia, país que hasta hace pocos años era el primero en el mundo por número de casos de casos de la práctica delictiva.

Los organizadores del maratón invitaron a ofrecer su testimonio a periodistas que han vivido la experiencia del secuestro en países como Afganistán, Irak, Libia y México, además de Colombia, donde el caso más reciente es el del francés Langlois.

El corresponsal de la cadena de televisión France 24 y el diario Le Figaro está en manos de rebeldes del frente XV de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde el pasado 28 de abril, en las selvas de la localidad de Montañita, en el departamento del Caquetá.

Los guerrilleros lo tomaron como “prisionero de guerra” luego de que estos atacaron a un contingente militar y policial con el que se había desplazado el comunicador a esa zona para documentar una operación antidroga.

En el enfrentamiento murieron un policía y tres soldados, mientras que varios uniformados y el periodista francés resultaron heridos.

La puesta en libertad de Langlois ha sido exigida por gobiernos y organizaciones internacionales no gubernamentales de periodistas y de defensa de los derechos humanos, que han coincido en su rechazo a la retención y a la exigencia rebelde de condicionar su entrega a un debate sobre la cobertura periodística del conflicto armado interno.

El maratón de la red internacional fue abierto de manera libre a las frecuencias de radio, sitios web y redes sociales que desearan enlazarse.