Proyecto de vivienda reloaded

macroprotectosviviendas

Es cierto. La idea de presentar un proyecto de Ley para entregar vivienda gratis a los más pobres de los pobres no nació el lunes cuando el presidente Juan Manuel Santos lo anunció en su alocución, después de conocerse los resultados de una encuesta según la cual perdió 15% de su popularidad. Cuentan funcionarios del Ministerio de Vivienda que la iniciativa se venía trabajando desde hace varios años bajo el nombre de Ley de Suelo y Vivienda. ¿Qué cambió? ¿Por qué se pasó de un proyecto de un millón de viviendas para los pobres con subsidio y crédito barato que deberían ser construidas y entregadas en los primeros 4 años del Gobierno Santos a 100 mil viviendas gratis en dos años? A la imposibilidad del Gobierno de cumplir su promesa de campaña. La idea de las viviendas gratis nació de la necesidad de solucionar el problema de miles de familias a las que el invierno les quitó lo poco que tenían. En realidad, lo que hizo el Presidente el lunes pasado fue cambiar las prioridades y echarle tierra a la meta del millón de viviendas que era la quinta locomotora de la prosperidad.

Por esa razón, los beneficiarios de las 100 mil viviendas gratis ya se conocen. Según conoció Correo Confidencial serán desplazados, víctimas del invierno y familias ubicadas en lugares de alto riesgo que ya están en una lista cuidadosamente elaborada por el Viceministerio de Interior. El grupo es conocido en el círculo del presidente y su nuevo ministro de vivienda como “los más vulnerables”. De esta forma los llamados “los pobres más pobres” no tendrán mayor alternativa porque la prioridad la tendrán familias ya censadas por el gobierno. Así que los políticos que aspiraban a meter a sus amigos en esa lista se quedarán viendo un chispero porque como diría la canción “no hay cama pa tanta gente”.

El anterior proyecto también preveía gestionar con alcaldes y gobernadores la compra de terreros para construir las casas. La ministra Beatriz Uribe había iniciado gestiones en varias ciudades para conseguirlos. En esa tarea, la ministra encontró un palo en la rueda para la ejecución del proyecto inicial del millón de viviendas. Los terrenos que se podrían utilizar para los proyectos sociales, bajo las condiciones establecidas en el proyecto inicial de vivienda, estaban en manos de privados y sus costos sobrepasaban los estimados de inversión. Fue por esto que la señora Uribe a diciembre de 2011 sólo pudo iniciar 260 mil viviendas que hoy no se sabe en que porcentaje de avance se encuentran.

Los constructores, su gremio y banqueros consultados por  Correo Confidencial ven en la nueva iniciativa, como lo vieron en la anterior, serios problemas: 1. la falta de terrenos para la construcción de vivienda 2. Los altos costos de los terrenos en manos de particulares que querrán sacarle tajada a la iniciativa del presidente Santos, 3. La falta de disposición de alcaldes y gobernadores para llevar servicios públicos a esos terrenos a costos no proyectados y la falta de decisión política para expandir los perímetros para edificar los proyectos 3. Los intereses de políticos y amigos del gobierno en hacerse al proyecto, 4. La corrupción que se puede presentar por cobros de comisiones y prebendas, 5. La tramitología del gobierno y la demora en la expropiación de terrenos  y 6. la paralización de los créditos de vivienda de interés social dada la expectativa que tienen las personas pobres, con sisben de estratos 1 y 2, de acceder a una de las 100 mil viviendas gratis.